viernes, 31 de diciembre de 2010

Entrando bien el año


Lo primero ¡¡¡¡FELIZ AÑO NUEVO!!!

Quiero daros una buena noticia, ahora que os tengo a todas-os reunidas por aquí. Si el año pasado (2009) lo cerraba con incertidumbre y nubarrones, maldiciendo mi suerte, aunque ya sabéis que yo siempre veo el lado positivo de las situaciones, este año los nubarrones se han disuelto. ¡¡He superado el virus!! La última citología ha salido buena y ya puedo respirar aliviada. Mis esfuerzos por llevar una vida sana han surgido efecto, ahora mismo tengo las defensas fuertes como rocas, virus a mí. Ja! Se me acercan las gripes por el lado y tiemblan, no digo más.

Debo reconocer que era una lección que debía aprender: cuidar mejor de mí misma. No sólo en cuestión de alimentación y ejercicio, sino en mi relación con los demás. Soy dueña y señora de mi cuerpo y mente, y me corresponde protegerlos con el esmero que se merecen, también darles el placer para que maduren felices, pero no arriesgándome sin motivo. He entendido que deseo no es lo mismo que respeto. Pueden desearme mucho, pueden incluso llegar a amarme de tanto deseo, pero muy pocas personas, muy poquitas, cuidarán de mi cuerpo como yo lo hago y lo situarán por encima de su propio deseo. Son esas pocas personas con las únicas que estoy dispuesta a compartirme, porque pensamos igual, porque valoramos la entrega, la complicidad y la confianza y no queremos traicionarlas. De hecho, aunque he puesto "pocas personas" en plural, estaba pensando en una en concreto ^^ (Feliz año Perlita!!)

Bien está lo que bien acaba. Bueno bueno, y no sólo la salud y el amor me saludan para el año que entra. Haber acabado el Anne Marie me hace sentir como si hubiera subido el Everest. Ojo, que haya acabado el cómic no significa que lo haya olvidado. No, hijas, no. Tranquilas que preveo un año cargadito de arte y erotismo. ¡¡Tan sólo dadme un finde!! ¡¡Mi reino por un finde!! Una vez pasado Reyes volveré a ser dueña de mi tiempo. Oh, dios, eso espero porque estoy harta de preparar especialidades al horno y hacer de buena ama de casa.

¿Habéis visto mi vena bohemia que ni siquiera hablo de dinero (como hace el resto de la humanidad)?. Ah, crisis, ah dinero, ah Zapatero... El dinero no da la felicidad. Ya sé que es un consuelo de pobres, jejeje, pero en parte es cierto. Ahora mismo yo no sería más feliz con más dinero. Lo justo para vivir ya me basta. El problema lo tendremos si alguna vez no llego, que no es tan improbable puesto que estoy justo en la línea. Menos ya sería una catastrofe pero supongo que como cualquier mileurista con hipoteca y cargas familiares ¿verdad? No voy a quejarme cuando somos tantos-as que estamos en el mismo barco. Rezaré a los dioses paganos para que no me toque a mí y, si me toca, pues ya espabilaremos. Otra cosa no se puede hacer.

Pero no nos pongamos melancólicos. Sacad el matasuegras (pero no me matéis a la suegra), que corra el cava fresquito, que las uvas no tengan muchas pepitas y que nadie se equivoque con los cuartos. Jo, qué vértigo, 2011 ya. Pero si hace nada estábamos en el 2000 batallando con el temido colapso informático por el cruce de milenio. ¡¡Y los euros!! Que no era persona aquel que no llevara una calculadora convertidora encima para saber lo que costaba cada cosa, menudo lío. Pues nada, ahora el fin del mundo es en el 2012. No desaprovechéis el tiempo y que nos quiten lo bailao.

Enga, a bailar mucho, que de año 2011 sólo tendremos 12 meses. Besotes de suerte a todos y todas!!!

----------------------

No hay comentarios:

Publicar un comentario