lunes, 10 de enero de 2011

Ouran High School Host Club



Este finde he descubierto un nuevo shojo. Nuevo, nuevo pues no lo es demasiado. Empezó a publicarse en 2003 en Japón y en España ya llevan 15 tomos a manos de la editorial Panini. El anime es del 2006. He tenido más de cuatro años para descubrirlo pero, teniendo en cuenta que soy muy elitista para el shojo y me cuesta variar de autoras, es un margen suficientemente pequeño para que pueda considerarlo un manga/anime de última generación.

¿Cuando comienzas a darte cuenta de que te has hecho adulta? Pues cuando en un Salón del Manga no reconoces ni la mitad de cosplays. Que es lo que me viene pasando a mí desde hace un tiempo. Es muy posible que esos mismos jovenzuelos no sepan reconocer un clásico y en ese sentido estemos empatados en conocimiento, pero a mí me da cierta rabia estar fuera de onda, más porque soy una otaku de toda la vida, de las primeras otakus del país, si se me permite la expresión. Merezco cierto respeto por la antigüedad, jejeje.

Bueno, pues ya puedo sumar a mi lista de animes favoritos éste tan hilarante: Ouran High School Host Club. No se me escapará el detalle si en el próximo Salón del Manga encuentro un grupito vestido en semejanza. Va foto seguro.

Ay, qué risa, de la risa de verdad, de la que estás bebiendo un vaso de agua y acabas duchando la pantalla (estáis advertidos: mantened el anime lejos de bebidas y alimentos). Es un no parar, con el aliciente de que tiene algunos guiños serios que consiguen llegarte al corazón. Creo que podría considerarse una sátira de todos los ingredientes que se usan y abusan en el shojo. A saber: el amor romántico entre chicos, el incesto, el príncipe galante, el infantilismo y ternura de los "lolitas", la confusión de género y los enamoramientos confundidos, la protagonista que rompe con los moldes femeninos, etc. Me recuerda mucho en algunos puntos absurdos a Utena pero es más humorístico, oh, sí, ya lo creo que sí.

Otra cosa que encuentro interesante es el pupurri sexual que hay. Ninguno de los personajes está definido en ese aspecto. Por decir que el padre de Haruhi, la prota, es un drag queen... No es frecuente tanta liberalidad en un manga que va dirigido a adolescentes. Es como si la autora, Bisco Hatori, quisiera romper barreras y dijera que para ella todo está bien, que la definición de género le parece absurda y la definición sexual más todavía. Me da la sensación de que refleja en su manga la presión que ha recibido en su ambiente por definirse o que, por tener una u otra tendencia, se ha ganado más de una etiqueta y le da rabia. Son impresiones mías pero yo sé leer entre líneas ;)

Os dejo un enlace para ver los videos subtitulados: Tu.tv Aviso, son altamente adictivos.


----------------

No hay comentarios:

Publicar un comentario