jueves, 14 de abril de 2011

Ateos 0 - Católicos 1


Prohibida la procesión atea por coincidir con las Católicas - Madrid 14-04-11 . Noticia en elpais.com.

Cómo está el patio. Desde que el Papa visitó Barcelona con toda la pompa (y todo el morro), los católicos son más católicos y los ateos más ateos. Los unos se creen con derechos evangelizadores, pasándose por el forro la libertad de expresión, la libertad de pensamiento, la libertad sexual... (en fin, todas las libertades hábidas y por haber) y los otros van y se ponen a su mismo nivel. Estamos con las mismas puyas de siempre, todos quieren llevar la razón, quieren ser los más guapos y los más listos.

Hasta ahora, parece que los librepensadores estábamos por encima de esos fanatismos más cercanos a las rencillas futboleras que a la espiritualidad. Orgullosos de nuestro sentido común, nuestra mente abierta libre de barreras y convencidos de estar viviendo por fin en nuestro siglo, protegidos por las leyes, amparados por la moral dominante, al fin dueños de nuestro destino; de pronto reabrimos los ojos (los abrimos por primera vez cuando abandonamos a Dios porque somos pocos los afortunados a los que no se les ha impuesto la fe en el nacimiento)... Reabrimos los ojos y qué vemos... Oh, que el Estado laico por Constitución agacha la cabeza ante un lider religioso, que en los colegios, laicos también, todavía se enseña la asignatura de Religión (o la Historia de las Religiones o como quieran llamarlo para justificarla), que nos atacan con taburetes y bombas fétidas en nuestros propios templos culturales (vease: atentado contra obra "Gang Bang" en Barcelona), que nuestros niños se ensarzan en peleas por defender que Eva era peluda como un mono y que ni la Primera Comunión ni la mili son obligatorias, que nos imponen, imponen y vuelven a imponer. ¿Es que Dios les paga comisión por cada convertido? ¿Es que no pueden dejar a los demás vivir en pecado y tan felices? ¿Quien les ha dado vela en este entierro?

Motivos para levantar la voz tenemos y para levantar el puño también, porque con la libertad no se juega y estamos un poco hartos de las piedras que santos hombres ponen en manos de sus feligreses para antentar contra la humanidad, porque la humanidad somos nosotros, somos todos y todas, con nuestras características, defectos, virtudes y errores. Si existe un dios por y para la humanidad, quien no ame a la humanidad no puede de ninguna manera amar a Dios.

Está bien, hermanas, hermanos, entiendo la rabia, entiendo el odio y las ganas de hacer pagar con la misma moneda pero no somos así... somos mejores. ¿Qué más nos da que Dios les quiera más a ellos (como dicen)? Que les aproveche. No podemos ponernos a su mismo nivel, fanatanizarnos en nuestra no fe y olvidarnos de nuestro principio más sagrado: "No estoy de acuerdo con lo que dices pero defenderé con mi vida tu derecho a expresarlo" - Voltaire.

Como yo bien digo, tan nefasto es imponer un dios como pretender quitarlo. La fe para algunos es necesaria, es la consulta psiquiátrica, es seguir creyendo en los Reyes Magos, es no sentirse perdido... Es su derecho.


-----------------

No hay comentarios:

Publicar un comentario