lunes, 23 de abril de 2012

El Hipnotizador de la Ribera (4)


  "Big Black Horse" (Random House, 1953)
    - ¿Señorita Fortuny?  ¿Escucha mi voz?  Abra los ojos.

Alguien había cortado el cordón del corsé porque notaba mi pecho libre pero igualmente oprimido, seguramente por la caída, no pude contestar.

Desperté en mi cama.  Nuestro médico de familia, el doctor Grau, me revisaba el pulso.

    - Un fuerte golpe en la cabeza, algunas contusiones, nada de lo que preocuparse ahora que ha recuperado la consciencia - le comentó el doctor a papá -.  Volveré en unos días para revisar a la enferma.  Ay, señorita María Magdalena, debe usted tener más cuidado, cruzar la calle sin mirar es peligroso - me dijo mientras me palmeaba paternalmente la mano.

Afirmé todavía sin saber exactamente lo que me había pasado.  Quería quedarme a solas con papá y escuchar su versión porque no recordaba haberme separado de Jacinta y haber cruzado la calle.  ¿Para qué?  ¿A dónde iba?  El doctor Grau se alejó de mi cama y habló con papá aparte.  Le preguntó por la histeria de mi madre y su preocupación porque hacía días que debería haber recibido tratamiento.

    - Está muy ocupada con la casa y nuestra hija pero descuide que yo mismo la llevaré a la consulta.
    - Eso espero, no me gustaría que sufriera una nueva crisis.

Tras lo cual se despidieron y papá vino a mí sonriente pero todavía con ojeras de preocupación.  No conseguí sacar nada en claro de sus afectuosos reproches.

Aquella madrugada, los sueños fueron turbulentos.  Me desperté varias veces y Felisa me preparó chocolate caliente para calmarme.

    - Duérmase, señorita, y déjenos dormir a los demás - Felisa siempre tan directa.

Lo intenté pero mi imaginación no consciente estaba plagada de destellos azules, relojes y un fiero caballo deseando patearme.  Al día siguiente me quedé en la cama y recuperé algo del sueño perdido, la luz diurna me reconfortaba.  Sin embargo, al oscurecer, cuando ya me creía recuperada del accidente, me sobrevino un sueño terrorífico...

...

4 comentarios:

  1. ¡Ay, dios, ya estamos otra vez escamoteando las escenas de sexo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jujuju, es que no entiendes, busco la atención de la lectora y a ellas no les gusta que venga todo de golpe, aprecian el suspense erótico: ay, que viene, ay, pues no...

      Pero ahora sí viene ^^

      Eliminar
  2. Por un momento pensé que se habia muerto.
    Parece que el hipnotizador no es tan fraude como creí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No puedo matar a la protagonista en la introducción, bueno, sí que puedo pero la necesito en cuerpo y alma para el resto de escenas xD

      Eliminar