jueves, 12 de abril de 2012

The Fucking Dead (8)


A la hora ya no siento las piernas y he perdido sensibilidad por debajo de la cintura. Miro de reojo para comprobar que sigo en pie y funcionando. No sé, sólo veo coños fiambres que me engullen una y otra vez. Leí en Internet que en situaciones críticas las personas eran capaces de levantar un gran peso, no creo que se refirieran a mi situación pero me siento igual. Levantarla hasta el final... y ya lo creo que pesa, como una losa, tan pequeña y lozana que parecía y ahora me cuesta horrores mantenerla arriba. Estoy perdido, desfalleceré antes por desmotivación y agotamiento que por orgasmo. Caeré pronto, muy pronto.

Oh, vuelvo a sentir. Es la rubia, que todavía debe conservar vivas algunas de sus terminaciones nerviosas y me envía pequeñas descargas de amor. Es que es tan... profunda... Y se mueve tan... dulce... Y me susurra gruñiditos al oído repletos de cariño (y babas). Está mal decirlo pero me resucita e imagino por un momento que sonríe y me pide mimosa que le haga el amor. Se llamará Shannon, todas las Shannon son rubias en mis fantasías. No quiero que se me escape o la aparten de un manotazo y le agarro las caderas con la desesperación de un condenado al que se le ha concedido un deseo.

- Shannon... dime algo bonito...
- Arggghhh... grooo... eeeehh...
- Sí, yo también... Ahora dime algo bonito guarro...
- Arggghhh... grooo... eeeehh...
- Tú sí que sabes como ponerme...

Milagrosamente me quito las muertas de encima y me levanto cargando a Shannon, como está algo deshidratada parece ligera, para darle la vuelta y calzarla como se merece: a cuatro patas. Ella me había pedido el misionero pero no estoy para misiones imposibles. El resto de chicas, como era de esperar, enfurece ante mi predilección y me tiran de los brazos, las piernas, el pelo... ¡Los huevos no! Se me suben encima como vampiresas buscando mi cuello. Luego estoy por vosotras, todavía me quedarán manos, pies, boca, nariz... lo que queráis, pero dejad que me vierta en caliente, en templado, porqué será la última corrida de mi vida. En mi muerte habrá otras tantas pero, viendo el panorama, difícilmente será dentro de una hembra humana.

Cuánto estrés, me esfuerzo por no perder la concentración. Shannon responde bien a mis sacudidas.

- Arggghhh... GROOO... eeeehh... EEEEHHH...

Tiene una vocecita tan suave y se le mueven los pechitos al compás. Fuera este vestido ensangrentado que no me deja contemplarla como se merece. Menudo bombón a pesar de la fea herida de la cabeza y la palidez insana, sería la envidia de los compañeros del taller. Así, perfecta, la dirijo a mi antojo una mano en cada moflete y le echo una mirada tentadora al chiquito. No le importará y yo agradecería algo más de presión. Estiro su piel melocotón pocho... Vaya, esto está muy cerrado, tal vez Shannon sólo probó por aquí al pasar a mejor vida. Voy a intentarlo, venga que voy... Pero me retiro al momento a causa de un desagradable tufillo. Parece ser verdad eso que dicen de la distensión del esfinter, mejor lo dejo para cuando el virus me vuelva zombi y haya perdido los escrúpulos.

Ya tengo la carrera casi completa. Excitado, atontado, al límite, no me molestan los arañazos de las otras, ni los mordiscos. Seguid, malditas, mi cuerpo y mente sólo están por Shannon. Será por la acción del frote pero está que arde y me prende. Va a ser bueno, va a ser largo, va a ser la... ostiaaaaa...

Oh, Dios, ya puedo irme al otro barrio con la satisfacción del trabajo bien hecho. Qué mujer. Mira, si todavía aprieta, aún me la levantará de nuevo. Imposible, estoy agotado. Pero aprieta mucho, no... no puedo salir... Esto no será... Ay que sí sera... ¡El rigor mortis!

Estoy atrapado, en la peor posición que podría estar para estas carroñeras hambrientas de lo que sea. No me hagáis daño, sed delicadas... ¡Lily, jamás debí abandonarte! Me arrepiento y lloro como un niño. Creo que las he impresionado, se apartan... o se han cansado de mí. ¡No, volved chicas! Mejor vuestros dedos entumecidos que sus falos cadavéricos. Pero no debo temer, los machos también se retiran. Moriré incómodo pero tranquilo.

¡Cataclop-cataclop!

¿Qué es ese ruido?

¡Hiiiinnnnnn, hiiiiiiiiiiiiiiiiiii!

Eso es... eso es... ¡Nooooooooooooooooooooo!


Fin.

By ReinaCnl


7 comentarios:

  1. Bien en conjunto este relato me a medio traumatizado, jamás pensé en los zombies como objeto sexual, solo de pensarlo me da cosas.
    Debes poner una advertencia "no leer durante la noche y a solas"
    Sobre que monstruo va a ser el próximo relato? ¿el monstruo de la laguna negra? ¿El Golem? ¿Licantropos?¿vampiros?
    O te vas a meter con personajes de cuentos de hadas, o algo con yaoi con superheroes tipo Batman y Robin.

    ResponderEliminar
  2. Bien lo iba a ignorar, pero la curiosidad es mas fuerte que yo ¿que era ese cataplop-cataplop?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Juju, no más monstruos de momento, por lo menos no del tipo que mencionas. Cambio de estilo y esta vez me paso al sexo elegante, de época, con descripciones poéticas ^^ Un estilo que me da pocos lectores pero, los que me da, me son leales a rabiar.

      El cataclop-cataclop. Me hace gracia porque busqué una manera suave de presentar un final terrible y la gente simplemente me comenta "oh, qué final más misterioso". De tan suave que lo muestro nadie se da cuenta, jujuju. ¿Para qué voy a abrirles los ojos? Mejor así, qué será, qué sera...

      Vale, son onomatopeyas de cascos de caballo y el "hinn" es un relincho xD Como los animales también se ven afectados por el virus, puedes imaginar a lo que viene el bichejo en cuestión.
      (Espero que no estuvieras leyendo esto de noche y a solas =P)

      Eliminar
    2. Claro, un caballo, peor un caballo zombie calenturiento, hubiera preferido que se lo coman los zombies.
      Leí la parte en que los zombies en que los zombies se encariñaban con Lili serca de las once antes de irme a dormir, fue una noche muy incomoda.

      Eliminar
    3. ¿Siii? Pero esa escena no fue muy terrible, Lily se lo pasó bien después de todo =P

      Eliminar
  3. Hum, a mí tampoco me quedó claro. Creo que no hubiese estado de más dejar alguna pista más evidente (o incluso decirlo claramente) al final. El que lo pilla a la primera se ríe, y el que no lo pilla no se siente estúpido y anonadado. Podía ser alguna referencia a que es un animal lo que llega, etc.

    Yo pensé en el ejército (hiiii, frenazo de neumáticos), fíjate por donde.

    Y el próximo histórico, vaya. Ya veremos si nos volvemos leales rabiosos o huimos espantados (y rabiosos).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya veo, pero hiiin acompañado del cataclop es una pista importante ¿no? Son onomatopeyas oficialmente reconocidas en Google. Jajaja, es igual, ese pequeño detalle final no afecta a la totalidad del relato. Basta con saber que Dick está aterrorizado =D Casi que me gusta haber creado intriga aunque haya sido por accidente.

      El próximo relato es de los que yo llamo serio-bonitos. Y me retiro de momento de los protagonistas masculinos porque me estaba volviendo muy mal hablada. Creo que abuso de las palabras rudas a modo de muletilla para resultar más convincente pero debería encontrar otra forma. Ostras y espero que con el nuevo no salgas huyendo espantado y rabioso, aunque prefiero eso a que simplemente te aburras y no sigas leyendo xD

      Eliminar