lunes, 16 de julio de 2012

El Hipnotizador de La Ribera (15)




Mandaron una notificación al famoso doctor y esa misma tarde aceptó a recibirme para valorar mi estado de salud mental.  Tan enrarecido estaba el ambiente, tan seguros parecían los demás de mi locura que creí, brevemente, que estaban en lo cierto y necesitaba ayuda urgente.   

En el coche me acompañaban el joven Ferrer, papá y el Dr. Grau.  Las mujeres se habían quedado en casa y Benet con ellas para ayudarlas a afrontar esta crisis.  Durante el trayecto, hubieron de correr las cortinillas ante la amenaza de un nuevo ataque de histeria porque a cada calle me parecía estar reviviendo mis pesadillas.  Sí, eran malos sueños, fantasías.  Papá no dejaba de repetirlo para consolarme y autoconvencerse de que todos los males venían del accidente, que pronto estaría sana y volvería a ser su niña poco juiciosa, testaruda y desobediente, pero su niña al fin y al cabo.  Pero ya no era una cría sino una mujer y a las mujeres conflictivas las encerraban en sanatorios.

Llegamos a la angosta calle donde vivía el doctor...  A punto estuve de correr en dirección contraria al reconocer el edificio envejecido por la humedad, la puerta carcomida...

    - No puedo, estoy soñando otra vez.
    - No, Malena, esto es la realidad.  Sube las escaleras, yo te ayudo - papá me aferraba con fuerza la mano obligándome a avanzar.  Ferrer y el Dr. Grau se situaron detrás mío dispuestos a agarrarme ante una posible huida.

El tercer piso, la segunda puerta...

    - ¡Papá, aquí vive el monstruo! ¡Socorro, auxilio, que alguien me ayude!
    - ¡Malena!  ¡Cálmate!  Pronto volverás a estar bien - papá me abrazó con tanta fuerza y pena que me sobrepuse para no causarle más daño.  

Entré temblando y aferrada a los brazos de mis otros dos acompañantes para no caer desplomada.  Me llevaron a una habitación poco iluminada y me hicieron sentarme en una silla.  Tras lo cual, cerraron la puerta con llave y me dejaron sola.

... 

2 comentarios:

  1. Que mal, en la casa del malo y sin opción de escapar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Voy a intentar subir luego algo más del relato, que quiero acabarlo esta semana o durante el finde, antes de irme de vacaciones.

      Eliminar