miércoles, 29 de agosto de 2012

Que llueva, que llueva...


Aquí el verano dando los últimos culetazos... Ah, espera, que hasta el veintitantos de septiembre no cambiamos de estación =(  No sé si aguantaré tanto, lo intentaremos.  De momento, trabajando ya de nuevo.  Sí, lo sé, es un privilegio trabajar en estos tiempos, hay que estar agradecidos de la misma manera que los esclavos negros agradecían tener un amo allá por el 1800 que les pusiera un plato en la mesa o en el suelo y les regalara ropa una vez al año para vestirse.  Juju, mi situación no es tan dramática pero tiempo al tiempo, Rajoy amenaza con quitarnos las vacaciones remuneradas a los trabajadores por cuenta ajena, poco que cobramos ya.  Si Anne Marie gusta a algún editor francés, me voy a replantear seriamente lo de seguir vendiendo mi tiempo a precio de saldo.  Hace unos años lo hubiera considerado una locura pero locura es lo que está pasando en la actualidad con el mercado laboral y las atrocidades que se están cometiendo que, para colmo, no están ayudando nada, al contrario.

En serio que me planto.  Cuelgo el hábito de oficinista responsable y me lanzo a la vida bohemia.  Un poco de aquí y un poco de allá, a lo mejor resulta que consigo más montoncito del esperado.  Que no llega, pues ponemos al niño a trabajar de top-manta y yo me hago unos cuantos vídeos caseros, que eso nunca pasa de moda.

Juju, el tiempo dirá, si seguimos vivos para contarlo, qué nuevas nos depara.  Hoy por hoy, aquí estoy, con ganas de volver a mi rutina de dibujante, robando horas al sueño, y a mi rutina de escritora, robando horas... al día a día ^_^  Planes y proyectos tengo muchos, de eso nunca falta.  Talento sobra, eso ya ni se cuestiona.  De tiempo voy justa, como siempre, pero al final siempre llego.  No perdáis la esperanza, he vuelto y lo he hecho para quedarme.

----

No hay comentarios:

Publicar un comentario