jueves, 3 de enero de 2013

Aventuras navideñas

 "Ghost" from Dark Horse

¡Y casi se acabó la Navidad!  Yupi yupi yaaa!!! =)

Poquito a poco voy volviendo a la normalidad.  Habéis comprobado que nada más empezar el año me dio por continuar mi relato mosquetero, eso es buena señal, aunque hoy creo que estoy incubando un constipado y eso no es tan bueno: si enfermo pegaré el frenazo cuando todavía no he empezado a correr. No estoy muy fina pero trataré de no escribir barbaridades.

La principal novedad durante esta larga pausa ha sido que por fin envié mi proyecto de cómic Anne Marie a editoriales francesas.  De momento sólo me ha contestado una y ha sido para pedirme que le enviara todo el material para estudiarlo.  Mi reacción al leer la respuesta fue... ¡¡¡Gerónimo!!!  Al principio no me lo creí, luego entré en pánico para acabar maldiciendo mi falta de previsión.  Como no pensé que me contestarían o, al menos, no tan rápido, no había preparado nada.  Y en eso estuve ocupada días antes de Navidad.  Ahora, con los deberes hechos, ya estoy más tranquila, independientemente de cual sea su respuesta definitiva.  Sí, porque lo que me importa en estos momentos es seguir dibujando al ritmo de dos páginas al mes y acabar el segundo álbum lo antes posible para volver a presentarme en Francia si la flauta no suena en esta ocasión.  Se me ha quitado el miedo y, como cada vez voy dibujando mejor, mis posibilidades aumentan proporcionalmente al número de páginas realizadas.  Así, a la satisfacción de ver crecer a mis personajes, se suma la ventaja de que tengo el Dorado más cerca.  Un chollo!!!

Jajaja, la verdad es que mi amor por Jezzy, Anne y ahora Janah, supera cualquier contratiempo.  Mi mayor deseo es que toda la historia que tengo montada en mi cabeza llegue a verse gráficamente algún día. Es mi prioridad absoluta, además del oficio de madre.  No quiero que nada me distraiga de mi objetivo, lo que está resultando muy práctico para mi año célibe o será que el celibato me ha aclarado la mente.  Hum... también existe la posibilidad que tanto empeñarme en escapar del mundo me empuje a la locura, aunque siempre he creído lo contrario, que insistir en buscar una normalidad en mi vida es precisamente lo que me desestabiliza.  Complejidades del destino.  Al final, después de tantos años dándome cabezazos, he llegado a la conclusión que lo que me hace feliz es bueno para mí, por muy disparatado o extraño que pueda parecerle a otro.  El otro día pensaba:  ¿qué es lo realmente importante en la vida?  Es una pregunta muy subjetiva pero la mejor forma de responderla es pensar en lo que lamentaríamos de saber que nos queda un día de vida.  ¿Moriríamos en paz o maldeceríamos no haber conseguido algo? 

Mi respuesta a tan macabra pregunta sería... "¡Cachis la mar!  ¡Todavía no he acabado todas las páginas de mi cómic!".  Luego estaría la preocupación por mi hijo, por si estaría bien sin mí, si saldría adelante, etc etc.  En ningún momento pensaría que ha sido una lástima no tener una casa más grande, un coche, un yate, poder asistir a todas las fiestas que me diera la gana, ser una diva que no envejeciera nunca, tener tropocientos amantes, haber visto todas las películas del mundo o leido todos los bestsellers, la última temporada no estrenada de Juego de Tronos... oh, eso sí que me dolería un poquito ^^ , pero no, lo que lamentaría de veras es no haber hecho de Jezzabel y las chicas lo que tenía en mente.

Por lo tanto, si muero sin haber acabado las 100 páginas que me quedan, dad por seguro que me convertiré en un fantasma que infundirá sueños perversos a sus víctimas sobre piratas dominantes y monjitas sumisas.  Menuda yo, no habrá medium que se atreva conmigo.

-------

No hay comentarios:

Publicar un comentario