domingo, 17 de marzo de 2013

¿Emocionalmente inestable?



El otro día me comentó una persona especial que a lo mejor mi bloqueo artístico era en realidad un bloqueo emocional.  ¿Lo es?  La verdad es que mi vida emocional es un terremoto últimamente, alienación de planetas, la llegada de la primavera, no sé.  Cómo poner lógica a algo que está más ligado al instinto.  Y yo, en el fondo soy un animalillo que se deja llevar por los impulsos de la naturaleza.  Como carezco de ética y fe, no bloqueo ni cuestiono la intensidad con la que me llegan dichos impulsos, sólo me dejo llevar en la misma forma en que los árboles se entregan al buen tiempo y se llenan de botones que a los pocos días eclosionan en brotes y boom, todo verde.

Así soy yo... boom!!  Y todo verde =P  Y rosa también.

Ok, pues después del vídeo que subí ayer... Os gustó, eh! ;)  No pude frenar mi impulso de volver a ver el primer capítulo de L Word.  A lo que le siguió el segundo y toda la primera temporada del tirón.  Trece capítulos en total, seguidos, sin anestesia y casi sin respirar.  Wau!  Fue una serie importante para mí, para todas las que tienen el don de amar a otra mujer, pero más allá del mensaje LGBT, es una serie donde refleja fielmente el sentimiento femenino, su intensidad, su volubilidad también.  A través de las protagonistas, con las que llego a identificarme en algún momento, puedo estudiar mis propias emociones. 

He estado a punto de dar por finalizado mi año célibe antes de hora, a pesar de lo segura que me mostré cuando me lo propuse.  No se trata de calorcillo en la entrepierna, para eso tengo remedios muy efectivos.  Incluso, a las malas, sólo tengo que escribir cuatro palabras en un mensaje y ya tengo amante instantáneo para cenar.  Aunque esa es una solución de emergencia de la que no conviene abusar porque resulto muy adictiva y a una noche quieren que le siga otra y otra y no.  Un polvo de emergencia es sólo eso, un polvo de emergencia.  Y como una no está para arriesgarse a que le salga chungo, pues mejor recurrir a lo conocido (y domesticado).  Sueno muy Shane, lo sé, aparentemente fría pero por dentro explosivamente intensa, de ahí que me cure en salud.

No estoy todavía preparada para hacer una lista de conclusiones sobre mis sentimientos.  Esa lista llegará.  De momento sólo trato de entenderme y descubrir por qué hago las cosas que hago, si estoy rota de alguna manera y necesito un cosido, si puedo amar sin condiciones, si puedo controlar mis impulsos amoroso-suicidas o es algo innato que es mejor que acepte...  A la única conclusión fiable que he llegado es que necesito más tiempo, que realmente debo acabar este año célibe, dedicármelo a mí misma y no lanzarme a la aventura del amor así sin más.  No.  Aunque espero no sentir electricidad por nadie... no sé lo que podría pasar, las chispas iluminarían el cielo nocturno...  y la gente saldría de sus casas asustada.  No, no serían ovnis ni la tercera guerra mundial, sólo Lara que se ha vuelto a enamorar y ha liberado la intensidad retenida.

---

2 comentarios:

  1. He leído esto ya tres veces y no se me ocurre nada que decir para animarte que de estos asuntos se poco.
    Aunque no te conozca en persona creo que eres maravillosa y tanto como si te vuelves a enamorar o decides romper tu celibato o logras tu objetivo te voy a estar apoyando.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Lady ^^ Los cambios hay que mirarlos de forma positiva y ese será mi punto de vista hasta que consiga estabilizarme.
      Otro beso.

      Eliminar