jueves, 1 de mayo de 2014

Rompamos las cadenas...



La historia de la mujer es un sin fin de injusticias.  Nos han encerrado en casa, nos han negado el acceso a la cultura y a un trabajo digno, nos han encorsetado... ¡¡Y ahora nos matan de hambre!!

Sí, amigas, todavía estamos lejos de la verdadera liberación de la mujer mientras sigamos empeñadas en gastar una talla menos.  ¿Quien nos ha metido esta idea en la cabeza?  La cosa podría quedar en una simple anécdota, en una manía que nos cuesta quitarnos de encima (mucho más que esos kilos que decimos que nos sobran), pero ha llegado a proporciones de poner en riesgo nuestra salud.  Dejando de lado la evidencia alarmante de trastornos alimentarios graves entre adolescentes, las mujeres adultas también caemos en la trampa y nos jugamos el buen funcionamiento de nuestro cuerpo sólo para verlo más bonito.  Sí, y lo verás bonito por fuera uno o dos meses, tal vez más si enloqueces y te vuelves radical con tu alimentación, pero por dentro estará hecho un desastre.  Así tenemos que las dietas altamente proteicas y de bajo hidratos producen una sobrecarga renal y hepática muy importante, además de otras que reducen la masa muscular y acaban dando el conocido efecto rebote con aumento de masa grasa. ¿A qué estamos jugando, nenas? ¿Al "come mal y deja un cadáver bonito"?

Personalmente me da mucha rabia cuando se me acerca alguna y me sugiere que ya llega el veranito y que tendré que perder algún kilito ¿no?  Mira, bonita, mi alimentación es perfecta (debería comer más verdura, ejem), completa y equilibrada y con algún capricho ocasional digno de mi hedonismo gourmet.  Hago ejercicio moderado diario y algo más intenso un par de veces a la semana, bebo el agua recomendada y huyo de los refrescos y el azúcar.  Es evidente que estoy en mi peso ideal, además de sana y fuerte, que se me acercan los virus y lo primero que piensan es "joé, con ésta lo llevamos claro, va a presentar batalla".  Y eso siendo mujer ya es mucho porque mi cuerpo hace un gran esfuerzo cada mes y consigo no debilitarme ni quedarme anémica.  Ya tuve 20 años y gasté la talla 38 de pantalón y la 95 de sujetador.  Pero ahora tengo casi el doble de años y he pasado por un embarazo.  ¿No es lógico que mi constitución sea más robusta?  De la misma manera que es lógico que todas las mujeres tengan sus depósitos de grasa porque la naturaleza es sabia y estamos siempre preparadas por si hay que cobijar un embrión durante nueve mesazos.  Si fuéramos todo músculo y nada grasa, no sería posible la maternidad.  ¡No podemos tener un culito de hombre porque no somos hombres!

Por poner un ejemplo de que la curva es bella, nombraré a la famosísima modelo pin-up Betty Page.  La rechazaron en un casting de modelo convencional alegando que estaba gorda.  Lo que estaba es más buena que el pan y a su lado las demás parecían escobas, pobrecicas.  Pues nada, ella decidió que pasar hambre, sufrir depresiones y debilidad no era su vocación, y se hizo modelo sexy convirtiéndose en un mito del erotismo.




De acuerdo, pero tal vez no estás llevando una dieta equilibrada, te entra mal de conciencia y durante unas semanas quieres hacerlo mejor e hincharte a ensaladas y pechuga de pollo.  No, esa no es la solución.  Lo correcto es aplicar poco a poco cambios a tu dieta y que se hagan definitivos.

Algunos consejos de nutrición son:
  • Sustituir los cereales refinados por integrales.  También hay que intentar que sean variados, no sólo trigo.  Por ejemplo, los croasants relegarlos al desayuno de los sábados y entre semana desayunar muesli.  Para merendar o cenar, incluir a nuestro yogur dos cucharaditas de avena.
  • El chocolate que sea de 70% de cacao.
  • Té mejor que café y té verde mejor que té negro, además endulzado con miel y no con azúcar.
  • Cinco piezas de frutas y verduras al día de varios colores, para que estén presentes todas las vitaminas.
  • Legumbres un par de veces a la semana.
  • La patata es nuestra amiga.
  • Frutos secos, unos pocos cada día o cada dos.  Muy poquitos pero que estén presentes.
  • Para los que no sean vegetarianos, carne y pescado hay que comer varias veces a la semana.
  • Lácteos a diario aunque les hayan dado mala fama, sobretodo nosotras para evitar la osteoporosis después de la menopausia.
  • Por supuesto, los chips, los dulces y los refrescos han de ser ocasionales.
¿Qué debe aportar la dieta ideal en la mujer?

2 comentarios:

  1. Los canones de belleza, ese triste baremo.

    Creo que muchos hombres deberíamos de intentar imaginarnos el caso de lo que exigirían a los hombres si las mujeres hubiesen dominado el mundo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que le exigirían las mujeres a los hombres es parecerse a Spartacus xDD No creo que el problema sean realmente los hombres, ya que los que conozco se consideran afortunados sólo con tener novia, no buscan una diosa a su lado. El problema es de las propias mujeres, que no son capaces de ver su propio valor.

      Eliminar