miércoles, 4 de junio de 2014

Manual del Buen Casanova (28)



VIII. BOTIQUÍN DE EMERGENCIA

Abrid este capítulo sólo en caso de máxima necesidad, cuando vuestra relación esté moribunda y con un pie en el más allá a donde van las relaciones que terminan.  Jamás utilicéis estos consejos-medicina con una relación sana, pues ya sabéis que los medicamentos pueden curar a un enfermo pero fijo enfermarán a un sano.  Respetad las dosis recomendadas.  Si aún así la relación se va a pique, aceptadlo, la vida sigue.  Un Casanova ha nacido para amar, no para lamentarse continuamente por lo perdido.

Píldora para el dolor de cabeza.
    ¿Os trae locos?  Ahora te quiere, ahora no… mañana no sabe.  Las damiselas indecisas lo son por dos motivos:  no saben lo que quieren o les gusta demasiado jugar a ser la protagonista.
    Si es lo primero, que no habían contado contigo pero te has acabado ganando un rinconcito en su corazón y no pueden echarte, lo mejor es tener LA CHARLA.  Sí, esa famosa charla que a todos-as nos acojona porque se da cuando las hormonas del amor se han evaporado y toca ser realistas.  Hablando se entiende la gente y hablando los sentimientos toman su verdadera forma.  Poniendo las cosas claras, descubrirá si te necesita o si prefiere pasar página.  Dosis:  1 Charla cada dos meses pero no más de 5 al año.  Si la relación no mejora hay que plantearse dejarla reposar un tiempo.
    Si es lo segundo, que vuestra dama es una princesa de las de aquí te espero y no te olvides el zapatito de cristal, debéis llevaros la mano al corazón y descubrir si realmente estáis preparados para una mujer tan difícil.  No va a cambiar.  Con los años tampoco.  Es como es.  Puede que la madurez la suavice un poco pero el dolor de cabeza no se irá nunca y nunca es mucho tiempo.  Supongamos que habéis aceptado el reto.  ¿Cómo no morir en el intento?  Con las princesas hace falta un poco de FIRMEZA, que sepan que no las vais a consentir, que no sois su juguete y que el día menos pensado podéis decir basta.  Dosis: Siempre que se pase de la raya.

Ruptura temporal.
    Discusiones continuas, poco sexo, crueldad…  ¡¡Rapido!!  Urge una PAUSA.  La forma correcta de tomar esta medicina resucitadora no es enviando a la mierda la relación en un ataque de ira.  Si habéis llegado a un extremo que sois incapaces de dialogar sin discutir, lo mejor es quedar en un lugar neutro, una cafetería, un parque, y proponer esa pausa para averiguar si estáis mejor solos o seguís necesitando vuestra compañía.  Tras una pausa, las relaciones suelen madurar favorablemente, así que no tengáis miedo de atreveros.  Y si al final no es, es porque no tenía que ser.  Dosis:  La Pausa ha de durar mínimo 1 mes y máximo 6.  Si se alarga durante un año es mala señal, significa que le habéis cogido gustillo a la soltería y a otra cosa mariposa.  Consejo:  Lo que sucede durante la pausa se queda en la pausa.  No vale andar preguntando luego y echarse en cara infidelidades que en realidad no lo son.

Celitos.
    Mano de santo pero también puede convertirse en un veneno rápido.  Aquí hay que ser sutiles y no pasarse del límite.  Lo mejor es dosificar e ir valorando los resultados.  Vamos a comenzar con un ligero coqueteo por chat.  “¿Con quien hablas?”, pregunta ella.  “Es una amiga…”, y te ríes de lo que acabas de leer o cierras al momento la pantalla.  Si se pone de los nervios, bien, ha funcionado, no quiere perderte.  Si no le da importancia habrá que aumentar la dosis y pasar a quedar con amigas reales.  A lo último que podéis llegar es a que os pille dándoos un beso.  Más sería contraproducente.
    Si su respuesta a vuestro intento de celos es felicitaros o, peor, os pasa un agenda con teléfonos de sus amigas solteras o incluso os recomienda una web de contactos, despertad, esa chica no tiene un sentimiento profundo por vosotros, mejor dejarla ir.

La fantasía milagrosa.
    Pues no es peligrosa ni esta medicina.  Entre sus efectos secundarios se encuentra el que viváis engañados, creyendo que tenéis una relación y en realidad lo vuestro sea un acuerdo sexual.  
    ¿Vuestros problemas parecen originarse en la cama?  ¿Habéis seguido las pautas que he ido escribiendo en esta guía y aún así no mejora?  ¿De verdad habéis hecho todo lo posible y mejorado todo lo mejorable?  Bueno, pues todavía podéis utilizar el as en la manga: ofreceros a hacer realidad su fantasía sexual más morbosa.  Pueden pasar dos cosas, que se tire para atrás en el último momento, lo que le haría valorar su sexualidad actual; o que siga adelante, se traume y se cobije amorosa en vuestro regazo.  No os lo creáis, todavía hay una tercera opción, y es que le encante y evolucione a perversa.

Próximo y último capítulo:  Examen
...

No hay comentarios:

Publicar un comentario