jueves, 8 de enero de 2015

Je suis Charlie

Hasta ahora no me había dado cuenta del inmenso valor que tiene la libertad de expresión porque hasta ahora no me había cuestionado que pudiera ser un derecho tan frágil.  Y por eso necesita ser defendido de la tiranía y del fanatismo.  Nunca voy a entender que un dios valga más que las personas.  Un dios así merece desaparecer para que la humanidad pueda seguir evolucionando. Todos los dioses que sean así merecen morir y la forma de matar un dios es darle la espalda.  Seamos valientes, caminemos solos y rechacemos estos dioses que nos dominan y manipulan como títeres.  Seamos libres...

Que más puedo decir que no se haya dicho ya... que siento una enorme pena, que por mi condición de creadora y, sobretodo, historiestista, siento esta pérdida como mía.  El mundillo del dibujo y el editorial se haya de luto pero mañana, mañana toca levantarse y gritar a los cuatro vientos que no nos van a hacer callar. 

Be free!!!  Porque eso es lo que más les jode.





No hay comentarios:

Publicar un comentario