martes, 3 de noviembre de 2015

El artista y su estado de ánimo



Hola ^_^

Esta semana me he dado cuenta de lo importante que es para un artista su estado de ánimo.  No sólo hemos de cultivar nuestra técnica y estimular nuestra imaginación, resulta que al final lo imprescindible es cuidar nuestro estado de ánimo.

Muchas veces es como el pez que se muerde la cola: si estás mal no creas, si no creas te pones malo.  Al margen de las pequeñas (o grandes) crisis creativas, de las que me considero una experta y que suelen surgir por luchas internas, inseguridades o sequía creativa pura y dura, lo peor es cuando el factor es externo y te sobrepasa.  Esto ha sido un poco lo que me ha pasado este último año, coincidiendo con mi 40 aniversario que, parecerá una tontería, pero es una edad de choque y ebullición interior.  La suerte que he tenido es que soy una artista madura (ejem, pero joven, eh!!) y me he obligado a seguir creando, como si fuera una medicina indispensable para mi salud.  Pero aún así me he sentido incapaz de continuar mi novela, ya no digamos el cómic (que lo tengo en pausa sacrificándose por proyectos más ambiciosos), y os habréis dado cuenta que apenas he subido entradas en el blog.  Que una escritora no tenga ganas de escribir dice mucho de su estado de ánimo.

Las causas externas que me han afectado han sido laborales, sumado a la rabia/fustración que te da al cumplir los 40 y no haber realizado tus expectativas, más otras pequeñas cosas que acaban por desbordar el vaso.  Lo peor, sin duda, ha sido una situación insoportable en el trabajo.  Un cambio demasiado brusco y la certeza que, de alguna forma, me he dormido en los laureles.  Lo de dormise entre flores tampoco es para cuestionármelo mucho: es normal que estando bien y feliz en un sitio te relajes y no pienses mucho en cambios futuros.  Pero esos cambios, previsibles o no, acaban llegando y suponen una bofetada porque despiertas a una realidad asquerosa, que es la condición humana... o sea, la falta de humanidad (aunque resulte contradictorio) cuando poderoso Don Dinero está por medio.  Sip, ha sido un año difícil en el que casi me dejo arrastrar por la pobredumbre de ciertos humanos.  He estado enfadada, confusa, algo depre y patidifusa.  Y esos sentimientos azuzados por mala gente me han llenado de veneno.  Pero una aquí es afortunada y está mimada por el destino.  No quiero entrar a nombrar factores más cercanos a la parapsicología que a la lógica aplastante, a veces es mejor no cuestionarse las cosas "mágicas" que te suceden, ni si son interpretaciones fantasiosas de una casualidad o a saber qué.  La cuestión es que he sabido aprovechar esas pequeñas ayuditas para hacerme fuerte y descubrir que, al final, no necesitaba un día de furia sangrienta, sino simplemente cambiar de actitud.

La actitud es todo.  Los mismos hechos te afectan de forma diferente según la actitud pero para tener una buena actitud hace falta una gran fuerza interior.  No me estoy refiriendo a poner la otra mejilla, yo no soy de esas, sino a ser consciente de la propia fuerza y valía y no tener miedo a los cambios.  ¿Qué puede ser lo peor que te pueden hacer en el trabajo?  ¿Despedirte?  En mi caso... ¿sería realmente tan malo o más bien un regalo del destino?  Hay momentos y momentos y algo me dice que tengo que volar.  El simple hecho de descubrir que vales más te hace cambiar de actitud y pasar de ser el de abajo al de arriba.  Si será o no será, no lo sé.  De momento estoy trabajando para cambiar las cosas, mis cosas, mi destino.  La siesta ya se acabó, soy consciente, y hay que estar preparado para lo que sea, que lo estoy.  Pero mientras voy haciendo, como sabia arañita con su tela, estoy tranquila.  Tengo paz.  Y esa paz vuelve a despertar mis neuronas creativas.

....

2 comentarios:

  1. Te entiendo, actualmente con terminar mi modulo de F.P. no tengo ni ánimos ni fuerzas para dibujar o escribir.

    Animo que pronto cambiaran las cosas a mejor, (si no montamos un crowdfunding para que continúes algún proyecto)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jejeje, pal año que viene hablaremos de crowdfunding ;)

      Bueno, pues a ver si comienzo a rodar un poco más y escribo, que las artes, cuando las aparcas demasiado tiempo, se oxidan y luego cuesta más.

      Eliminar