lunes, 13 de junio de 2016

Esos follones en los que nos metemos cuando estamos en crisis

Pos sí.  Hola, por cierto, soy consciente que tengo el blog medio abandonado.  El motivo es que tengo enfocado mi tiempo libre (escaso, el pobre) en mi proyecto de asociación.  Que ya no es un proyecto, porque tenemos NIF, estamos inscritas en el Registro de Asociaciones Catalanas y para el mes que viene ya podemos iniciar las actividades económicas.

Asociaciones.  Sip.  Un poco más y me echo pa'trás.  El proyecto era ambicioso, no lo niego, y había previsto que el groso del trabajo me tocaría hacerlo a mí, aunque tenía la esperanza que sería eso, el groso, pero no todo, como al final ha acabado siendo.  Hasta he llegado a pensar que no era posible que una sola persona, ¡una sola!, por muy organizada, lista y espabilada que fuera, pudiera idear y poner en marcha algo que no dista mucho de ser una empresa.  Pero lo he hecho.  Me he llegado a plantear si soy superdotada porque muy normal no puede ser.  Lo que pasa es que cuando se me mete algo entre ceja y ceja  (y no es un mosquito en la nariz) soy muy persistente.  De jovencilla no era muy constante pero está visto que con la edad he mejorado y he superado a la mayoría.  Sí, eso es algo que he podido comprobar.  Muchos artistas hablan y comentan lo de montar una asociación pero la inmesa mayoría de veces se queda en un buen propósito a estudiar más adelante, se les hace una montaña, no acaban de verlo claro, se alarga y alarga hasta que se pierde el interés.  En estas cosas lo mejor es tirarse a la piscina de cabeza y, si te das un coscorrón, ya le pondremos tirita.

En parte reconozco que el Espacio Canalla es mi criatura, de ahí el nombre, porque ya me imaginaba que sería yo la que lo sacaría adelante y la que más voz acabaría teniendo, no porque grite más, que yo soy muy calmada y paciente, y casi todo me parece bien, sino porque soy la que organiza, propone, mueve y la que seguramente acabará sacando más provecho por el simple motivo de que quien más trabaja y aporta, más recibe.  Algo dentro de mí me dice que en el fondo es lo que quería, manejarlo yo todo.  A ver si voy a ser un genio también en manipulación...  En fins, la criatura ya ha nacido y tengo la esperanza que algún día se ponga a andar sola.  Tiempo al tiempo.  Lo primero ha sido crearla, lo segundo será buscar fondos para un local y lo tercero, si me queda energía, es montar una pequeña editorial para editar mis obras primero y luego más.  Estudiado fría y calculadoramente he descubierto (a los 40 pero más vale tarde que nunca) que es una pérdida de tiempo esperar el reconocimiento de la industria editorial o creativa.  ¿Qué tiene una editorial que no pueda tener una pequeña asociación de creadores?  ¿Dinero?  No supone tanto editar un libro y una asociación bien organizada y que se sepa mover puede conseguir más fácilmente el dinero que no un particular.  ¿Experiencia?  La experiencia se gana con el tiempo, todo es empezar.  Por lo demás, si te presentas a una librería no como un pobre escritor que se autoedita, sino como una editorial con su NIF y su logo, aunque realmente detrás esté el escritor, das mucha mejor imagen y te toman más en serio.  De alguna forma me acabo de situar en el otro lado, en el lado de los que mandan y deciden.  Lo curioso es que nadie me ha puesto ahí, me he puesto yo solita.

Todavía queda mucho camino por hacer pero estoy gratamente sorprendida de mis habilidades.  Me da la sensación como si todas mis vivencias y aprendizajes me hubieran estado preparando para este momento.

PD:  Que sí, que seguiré escribiendo en el blog.  Al fin y al cabo es mi espacio particular, único e intransferible :)



1 comentario:

  1. Como presidente de otra asociación (en este caso de la comunidad madrileña) te entiendo...

    Duro con esos papeles.

    ResponderEliminar