miércoles, 8 de diciembre de 2010

Anne Marie al completo


Todavía no me lo creo. Ha costado años, sudores, noches sin dormir y el miedo a perder la inspiración que, de hecho, se fue de viaje alguna vez durante meses, pero al final ya las tenemos todas, 53 páginas. A ver... otra vez, que suena muy bien... 53 páginas... mmm... Se dice pronto pero si contamos un porrón de horas por página son un buen montón de porrones en total.

Ya soy oficialmente una dibujante de cómics. Puede que no sea profesional y que nunca lo sea, tampoco ha sido mi objetivo en la vida. Tal vez siempre he sabido que un genio como el mío sólo puede desarrollarse en libertad. Nacida libre, juju. Es el precio de la autenticidad, o sea, que no tiene precio, pero ¿y lo que disfrutas? Gracias Internet por darme la oportunidad y gracias a todas y todos los que se han atrevido a leerme, sobretodo por no saber cuando habría actualizaciones o si acabaría dejando colgado el proyecto.

Pero el asunto no acaba aquí. Ahora toca dedicar tiempo a promocionar el cómic, a preparar una traducción al francés por si suena la flauta, renovar la web, que ya la tengo aburrida, y... jujuju, no os libraréis tan fácilmente de mis dibujos ¡¡¡Comenzaré una segunda parte de Anne Marie!!! Se titulará Jezzabel porque está más centrada en este personaje, en su forma de ver las cosas, su pasado, como vive la pasión, muy suya... y muy sádica. No vayáis ahora a creer que voy a reformarla. Es ella la que domina a los demás, dibujante incluida.

He creado un monstruo, lo sé y me encanta. Tengo el guión hirviendo en mi cabecita, practicamente completo. El día menos pensado me pongo a dibujar storys como loca. Ya tendréis noticias mías.

--------------

2 comentarios:

  1. ENHORABUENA!!
    Jejeje, por fin lo has conseguido.
    Y qué buena noticia que sigas manteniendo la ilusión y quieras continuar con ello.
    Ahora toca degustarlo poco a poco...

    ResponderEliminar
  2. Estoy contenta, satisfecha, excitada, apasionada... Acabar un proyecto de esta embergadura proporciona un subidón de adrenalina o de la hormona de la felicidad, no sé, pero estoy que me salgo, jajaja.

    ¡¡Dadme un lápiz!!

    ResponderEliminar