viernes, 21 de enero de 2011

Un lugar para nosotras - Isabel Miller

Acuarela de Mary Anne Wilson

Muchos libros son los que leo y se quedan sin comentario, no porque no me gusten sino porque la falta de tiempo hace que acabe posponiéndolo y luego la inspiración se me va por otros temas, pero éste no puedo saltármelo.

Menuda joyita de la literatura lésbica. A mitad de camino entre las obras que yo consideraría clásicas y las contemporáneas, Un lugar para nosotras, de Isabel Miller, expone la dura realidad de dos mujeres enamoradas a principioS del s. XIX pero sin olvidar la sensualidad ni los altibajos propios de cualquier relación. Lo mejor es que no se trata de una obra de ficción 100%, puesto que está inspirada en las vidas de la pintora (ilustradora-acuarelista, más bien) Mary Ann Wilson y su compañera Miss Brundage, que vivieron felices en su granja de Greene County mientras estuvieron juntas (Brundage murió en 1925 y Wilson quedó tan afectada que no volvió a pintar ni se supo más de ella).

Por suerte, la novela nos ahorra el drama final y se centra en la personalidad de las protagonistas y en como viven su amor día a día, porque no todos los días son iguales. Hay días intensos, en los que el deseo es todo, días de duda y pena, días de compañerismo... Es un amor tan real y tan bien expresado que te sientes identificada. Mientras lees, la empatía surge y piensas "anda, pero si esto lo he vivido así tal cual". Una novela muy natural y humana pero también con un trasfondo histórico cuidado, no tan detallista como en las novelas de Sarah Waters pero bien documentado. Sobretodo en lo referente a la mentalidad de la época. ¿Somos conscientes de la libertad y medios para mantenerla que tenemos las mujeres actualmente? Para Patience y Sarah, las protagonistas, viajar solas siendo mujeres las expone a infinidad de peligros, además de habladurías. Uno de los detalles que más me ha gustado es cuando Pattie le enseña a su compañera a comportarse como una dama para evitar que granujas indeseables se metan con ella. Fría, altiva, seria y sordo-muda, ese era el secreto que garantizaba la supervivencia de una mujer sola o acompañada de otra mujer en ese mundo tan falocrático que les tocó vivir.

La editorial Egales publica el libro en castellano y se encuentra fácilmente en bibliotecas.


Valoración canalla: delicioso, muy recomendable.

--------------------------

No hay comentarios:

Publicar un comentario