lunes, 7 de febrero de 2011

Rioko Ikeda en Angouleme


Fuente: entrevista Ikeda Fetival BDAngouleme

¿Qué hubiera sido del shojo manga sin Rioko Ikeda? No lo sé ni lo quiero saber porque no me imagino la historia del cómic sin Lady Oscar. Supongo que las lectoras de shojo hubiéramos estado condenadas a la eternas huerfanitas y las magical girls sin esperanzas de que alguien aportara un poco más de complejidad a nuestro universo. Rioko Ikeda es esa complejidad, maravillosa complejidad la de acercarnos personajes históricos como Maria Antonieta o sumergirnos en conflictos claves como son la Revolución Francesa y la Rusa.

Y no lo tuvo fácil. Nadie vino a llamar a su puerta para pedirle que cambiara el mundo conocido con su obra. Ella misma nos cuenta que a los 18 años dejó la casa de sus padres porque no compartían la misma forma de pensar. Ellos esperaban que se casara y cuidara de sus hijos y marido, mientras ella quería hacer algo más con su vida. Se independizó y se puso a trabajar, algo bastante raro para lo sociedad japonesa de la época, pero más raro todavía que lo hiciera de dibujante de manga.

Hasta ese momento, los mangas habían sido dibujados exclusivamente por hombres. No sólo los mangas para chicos, también los de chicas (y no es lo mismo, no puede ser de ninguna manera los mismo o_o). Rioko Ikeda y otras dibujantes de su generación, la generación del Año 24 de la era Showa (nacidas en 1949) pusieron fin a la hegemonía masculina en el sector y arrasaron. Tanto es así que a día de hoy, Japón es el único pais (único!!!) en donde se produce cómic dibujado por y para mujeres. En occidente todavía se considera a las lectoras de cómic como "no suficiente comerciales" y no hay un verdadero interés en invertir en publicaciones "femeninas" autóctonas, aunque se apuesta por la importación de shojo y josei (manga para mujeres adultas), algo es algo.

¿Y cómo se le ocurrió a Rioko darle un poco más de chicha a una historia romántica sobre princesas? Fue a raiz de leer la biografía de Maria Antonieta escrita por Stefan Zweig que comprendió los matices del personaje y todo su potencial, aunque reconoce que La Rosa de Versalles era una obra de riesgo, sobretodo porque el público de la revista Margaret en la que trabajaba eran adolescentes de 12-13 años y se tocaban temas tan tabues (pero históricos) como los siete largos años en los que la princesa Maria Antonieta tardó en consumar su matrimonio debido a los problemas de erección del Delfin Luis, o la situación tan penosa de la población civil que obligaba muchas veces a que las chicas jóvenes, casi niñas como Rosalie, se lanzaran a la calle a ejercer la prostitución para poder comer. Superado el primer escalón, el de convencer a la editora, tuvo que ingeniárselas para que su obra no perdiera interés entre las lectoras y pudiera seguirse publicando, ya que Margaret tenía un sistema de votos semanales y las series que no gustaban o gustaban poco se cerraban sin más. Fue su personaje clave, la ambigua Oscar, quien catapultó la serie al éxito y tomó mayor protagonismo que la misma Maria Antonieta.

La obra de Rioko Ikeda como mangaka es muy extensa - aunque ahora parece que se dedica exclusivamente a su otra pasión, la música - y nos ha dejado obras impresionantes como Oniisama e y La Ventana de Orfeo, pero para mí su obra más exquisita, la mejor, es y será siempre La Rosa de Versalles. ¡Larga vida a la reina del shojo!




-----------------

No hay comentarios:

Publicar un comentario