martes, 23 de agosto de 2011

Cuidado... papaflautas!

Anda que... tan feliz he estado estos días que no me he enterado de lo que pasaba en el mundo, ni siquiera en el mundo de la vuelta de la esquina. ¿Ya llegó el Papa a Madrid? No, bonita, resulta que ya se ha marchado. Qué suerte tenéis que os habéis librado de mi habitual crítica a la Iglesia Católica, sus excesos y sus incongruencias.

Na, el calor me ha desteñido el rojo y ahora estoy de rosa tranquilo (en realidad, tengo un dorado playero bastante majo ^^), pero no puedo dejar pasar la oportunidad de realizar algunos comentarios. Primero de todo aclarar que respeto la fe ajena (aunque no la quiero para mí ni de broma). Pueden parecer palabras bonitas pero realmente creo que la fe hace bien a algunas personas, les ayuda en los momentos difíciles y les libera de la culpa de sus malos actos. Como, por ejemplo, del estado en que dejaron los papaflautas el aeródromo de Cuatro Vientos de Madrid: "Padre, perdóneme porque soy un guarro incapaz de recoger mi propia basura, ya no digamos de reciclarla". A lo que el padre seguramente respondería con un ay, ay, pero sin ninguna penitencia, puesto que la falta de civismo no está contemplada en los Mandamientos.



127 toneladas de basura en el aeródromo de Cuatro Vientos de Madrid. / efe


Que no cunda el pánico porque para los pecados realmente serios ya se habían dispuesto 200 confesonarios móviles en el parque del Retiro. No sea que entre tanto joven mezclado se dispararan las hormonas y las ganitas de retozar. Era mucho esperar que, aunque hubieran venido confesados de casa, consiguieran estar una semana libres de culpa.


Sí, sí, me río pero no lo hago tanto del mexicano José Alvano Pérez Bautista, de 24 años, detenido la víspera de la manifestación laica en Madrid acusado de un presunto delito de terrorismo después que la policía descubriera su supuesta intención de atentar con gases y otras sustancias químicas contra las personas que rechazan la JMJ y la visita papal. ¿Fanatismo o mala leche? No lo sé, pero él y más como él suelen ser el motivo de por qué los ateos y librepensadores se animan a salir a la calle a protestar contra una religión que consideran peligrosa para el buen funcionamiento de una sociedad democrática. ¿Dios es amor o es odio? Yo no lo tengo claro y prefiero abstenerme.

Dejando de lado ideologías, lo que parece claro, a no ser que nos la quieran dar con queso, es que los 50 millones de las Arcas Públicas invertidos en la apocalíptica visita papal (¿exagero? preguntad a cualquier ciudadano madrileño) han generado un beneficio de 160 millones. Oook, cierro el pico al respecto, sólo espero que no se vayan en limpieza, juju.


Fuentes:
Ultimahora.com
Zonaretiro
ADN.es
LaVanguardia.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario