martes, 20 de septiembre de 2011

Discriminación sessuá


Vamos, todavía me extraña cuando veo a autores-as de webcómic pasarse al genéro erótico para ganar más público. Visitas hay más visitas, claro, pero también se cierran muchas puertas.

Por ejemplo, aquí en España sólo tenemos una editorial que publique álbunes de cómic subidos de tono, La Cúpula, el resto de editoriales se limitan a revistas multiautores. Por lo mismo, resulta imposible presentar nuestra criatura en cualquier concurso de nivel. En las normativas suelen indicar que la temática es libre pero, a la hora de la verdad, los coitos echan para atrás... ¡¡Y no hay concursos expresamente para cómics de nuestra calaña!!

No nos van mejor las cosas en el mundo digital. ¿A qué no sabéis que me ha pasado? Pues que me han retirado el cómic de la libería online de Bubok.es por ser muy explícito. Hace unos meses envié un correo electrónico preguntando si admitían cómics pornográficos pero no me contestaron. ¿Pensarían que estaba de cachondeo? ¿Por qué cuando hablo de sexo, tan seria yo, me toman a broma? De todas maneras, me interesaba subir mi cómic para su autoedición en papel. Aunque no se lo compre nadie, me da igual, tampoco confío en que se vendan muchos estando la opción digital, por eso, para abaratar los costes he renunciado a cualquier beneficio (y para evitar trámites del IBSN, juju), pero es una opción que cualquier fan de Anne Marie debería tener: mi obra en su estantería.

No está todo perdido porque me dejan tenerlo en privado y habilitar un enlace para que cualquiera pueda comprarlo:


(He realizado un encargo, cuando lo reciba informaré sobre si ha quedado bien y bonito)

Pero, snif, a mí me interesaba darme publicidad y animar las descargas. No busco el interés económico, busco la difusión, peligrosa que soy. Y no me hubiera ido mal porque en las 12 horas que estuvo subido en la librería, se hicieron 20 descargas.

Pues eso, que empeñarse en dibujar warradas es condenarse a la subcultura. Yo es que ya estoy degenerada y no me veo dibujando con censura, además esto es lo mío. ¿Dónde más sino podría lucirme con mis líneas sensuales y mi pasión desbordada?

---------------

4 comentarios:

  1. Más allá de discriminaciones, me ha encantado Anne Marie... sigue así :-)

    ResponderEliminar
  2. Por supuesto!! El próximo finde ya empiezo con los diseños de personajes para la segunda parte ^^

    ResponderEliminar
  3. Bueno, me estoy poniendo las pilas con tu cómic, tu web y tu blog. Te comento rápido. Efectivamente el cómic y los autores porno están en una situación complicada (rara más bien) de cara al reconocimiento público. Nos ignoran en mayor medida.

    Bueno saber de esa censura en Bubok. Nosotros vamos a intentar lo mismo en Lulu.com Ya te contaremos como va el asunto. Y en la propia subcultura preguntamos antes de arrancar, aunque luego ha tenido muy buena acogida.

    Vamos a arrancar vendiéndolo en salones, pero bueno, al final eso es mucho esfuerzo para obtener calderilla y pasar un buen rato. En última instancia lo que queremos es colocarlo en otros mercados, como USA y sobre todo Francia. Ya se verá...

    Como dices en otro post, la promoción es un curro en toda regla, por eso yo respeto profundamente al editor. Pero debo decir que aunque en España editan muy bien a nivel de calidad y diseño, a nivel de promoción y guía al autor durante la creación de su obra son nefastos. Y sé de lo que hablo.

    ResponderEliminar
  4. No hombre, no leas todo mi blog, que es una comida de olla impresionante. Lo utilizo de terapia porque no tengo dinero para psicólogos, juju.

    Bubok me deja autoeditarme pero no formar parte de su librería virtual, que es lo que a mí más me atraía. Por otro lado, los costes de producción y envío son elevados y encarecen el cómic demasiado, a mi parecer. Siendo autoeditado, el lector debería tener la ventaja de adquirir un buen cómic a precio barato en comparación con cómics vendidos directamente en tiendas y abalados por una editorial. Para el autor también sería un punto a favor, de lo contrario le es imposible competir.

    Bubok, Lulu y similares son prácticos en mi caso concreto, que quiero ofrecer una opción en papel a mis lectores pero sin arriesgar la comida de la nevera. A ver, llevo tanto tiempo metida en Internet que le he perdido mucho la confianza al papel. Puede que en el futuro el único libro que se publique en papel sea el cómic-book, puesto que va dirigido a un público ya de por sí friki y con tendencia a coleccionar, pero para los autores independientes la única salida viable es y seguirá siendo el cómic digital.

    Las traducciones es la promoción más inteligente. Tengo la suerte de tener una hermana acabando el superior de francés y que me debe unos cuantos favores, muajajaja!!

    ResponderEliminar