lunes, 31 de octubre de 2011

Especial XVII Salón Manga BCN (I): Poco manga para un salón del manga


No va a tener muchos posts mi especial del Salón del Manga de este año, tan sólo dos. Éste, que es más una crítica, y el dedicado a la exposición, a la única exposición, ¡una!, sobre manga.

Resumiré brevemente el evento: Muchos stands, cosplayers (cada año van a menos), charlas, videojuegos, kimonos, Victoria Frances y especial samurais. Me olvidaba, 6 euros, que si no quieres hacer cola kilométrica y comprarlos en el Servicaixa se convierten en 7.50 euros, y encima sin opción de manga a cambio de la entrada. Habéis oído bien: este año no ha habido manga de regalo.

No voy a entrar en suposiciones sobre el repentino tacañismo de la organización, más que nada porque el rollo de "estamos en crisis no me sirve". El salón se llena hasta los topes, tanto que para el año que viene lo cambian de situación. No saben dónde meternos tanto otaku como abunda. Lo del manga-regalo no me hubiera importado tanto si mi sed de mangas hubiera quedado satisfecha con las exposiciones pero no ha sido así. Me han encantado los kimonos, la exposición sobre samuráis ha sido una pasada, pequeña pero muy completa, y con las valiosas ilustraciones originales de Hiroshi Hirata y Satsuma Gishiden, un placer para los sentidos, pero ya está. Del resto, del magnífico ambiente, de los cosplays ultra-currados, de las risas y el frikismo en general, se encargan los visitantes, y lo hacen gratis, sin pedir nada a cambio. Total, que me ha dado tiempo de sobras de ver con detalle la exposición, tomar notas, volverla a ver y remirarla otra vez. ¿Qué está pasando con el Salón del Manga que ya no hay mangas?

La expo de Victoria Frances no ha estado mal pero, como decía un chavalín que salía, ¿Qué tiene que ver esto con el manga? Entiendo que puede parecer relacionado al estilismo Gothic Lolita y Visual Key pero algo de esto último hubiera sido más apropiado. Sí, bueno, y faltaban originales, supongo que porque la ilustradora debe trabajar mucho con técnica digital pero algún dibujillo a mano siempre se tiene. Me perdonará la Srta. Victoria, a la que admiro profundamente y considero que ninguna de las imitadoras que le salieron después está mínimamente a su altura, pero ha dado la sensación que la estaban promocionando.

Al otaku, por sus características, no se le puede enchufar la mercancía con cuchara (un avioncito...), tiene muy claro lo que quiere. Y queremos mangas, MANGAS!!! Yo soy de esas otakus que pertenecemos a la primera generación tardía (la primerísima generación son nuestros hermanos mayores del Mazinger Z) aunque fuimos los primeros que comenzamos a llamarnos otakus con propiedad, con conciencia y defendiendo que no todos los dibujos animados eran para niños. Muchos de nosotros andamos algo perdidos entre tanto material nuevo, también hemos evolucionado y tendemos hacia géneros más adultos como el seinen (y el hentai, juju) pero seguimos teniendo esa sed de conocimiento y las ganas de encontrar mangas que nos hagan emocionarnos, ilusionarnos, fanatizarnos si cabe.

El Salón del Manga se creó con ese objetivo y la gente respondió mejor de lo que esperaban los organizadores. Ahora que es un evento más que consolidado y multitudinario, no deberían olvidarse aquellos valores que le dieron vida en un principio: Un salón por y para el otaku.

Para acabar, mención especial a los cosplayers participantes del World Cosplay Summit. Un nivelazo increíble, lo mejor de todo el Salón. No importa tener que estar dos horas guardando sitio en el recinto por miedo a que se llene el aforo y quedarte afuera, no importa que se te quede el culo cuadrado y las piernas dormidas de tener que sentarte en el suelo, porque merece la pena. Siempre consiguen emocionarme, jeje.

-------------

4 comentarios:

  1. "Las aglomeraciones de otakus cada día me dan más miedo. Y que siempre estén felices y sonrientes tampoco ayuda."

    ¡¡¡Toma corta y pega!!!

    ResponderEliminar
  2. Jajaja, vale, pillado. Ya subiré alguna exclusiva en el blog de Subcultura ^^

    ResponderEliminar
  3. El blog de subcultura es más puñetero, la gente no le hace tanto caso como a las propias tiras, es más lío subir imágenes (hay que enlazarlas), no te llegan notificaciones de comentarios, a partir de 10 entradas es dificil acceder a entradas antiguas... En fin, que no es un blog para blogueros.

    El mini-artículo del Salón lo veo precisamente más apropiado para subcultura que para aquí. Pero en cualquier caso es fácil crear material "exclusivo": bocetos inéditos sin censura, fotos picantonas, documentación de posturas... ¡A mí se me ocurren miles de ideas!

    ResponderEliminar
  4. No sé yo si me dejarían subir documentación en Subcultura. Uy, no, mejor la dejo bien guardada en el disco duro, es material explosivo, jeje. ¿Fotos picantonas? ¿Estás seguro? Prefiero que se enamoren de Jezzabel antes que de mí, luego no sé qué hacer con tantos corazones rotos y suspiros =p Los bocetos sí, eso ya me convence más.

    ResponderEliminar