lunes, 10 de octubre de 2011

Nuevo cómic en marcha

Chambelan


Janah

No podéis imaginar lo complicado que me está resultando encontrar sábados dibujantiles. Me encerré en casa este sábado pasado y decidí que no saldría hasta tener algo.

Lo primero ha sido archivar los originales de Anne Marie y preparar mi escritorio para la nueva temporada. Extraña capacidad que tenemos los artistas para guardar lo viejo, sin sentimentalismos, y empezar ligeros con la nueva obra. No suelo sentir cariño hacia mis antiguas creaciones. Al cabo de los años, tal vez un día las encuentro por casualidad encima de un armario y recuerdo... recuerdo el sufrimiento, jejeje. No, recuerdo más bien las sensaciones de aquella época, mis aspiraciones, por donde vacilaba la inspiración, mis habilidades... Anne Marie la recordaré como un objetivo cumplido, aunque todavía no he acabado con ella, me queda seguir promocionándola y preparar un par de traducciones para lanzarla al extranjero (mis enanos traductores ya están en ello).

Tras quitar el polvo y dejar espacio, hay que preparar el material: un par de carpetas para los bocetos y las páginas finales, una más pequeña para los stories, un dosier para documentación, aunque a estas alturas de mi afición tiro mucho de Internet. Es emocionante, tal vez debería comprar un pincel nuevo y renovar la tinta china pero, para empezar, ya va bien.

Con todo en orden y en su sitio, ya me siento con fuerzas para darle rienda suelta a la creatividad, con el peligro que ello conlleva. Siempre digo lo mismo: me cuesta sentarme en la mesa de dibujo pero, cuando lo hago, no la suelto. Aigh, sí, vuelven los sábados de trasnoche en los que no noto el cansancio y las horas pasan como si llevaran un motor a reacción. La 1... todavía puedo un poquito más... las 2... ya voy, ya... las 3... ahora sí lo dejo... las 7!!!!! Esto me recuerda que debo actualizar mi lista de reproducción musical para no caer en la monotonía.

De momento, en este primer sábado de vuelta a los lápices, me he dedicado a diseñar los personajes nuevos. Chambelan es un viejo bucanero retirado. Tenía muy claro cómo lo quería, no ha sido difícil conseguirlo con cuatro trazos. Janah ha costado más. Es difícil adaptar otras razas al estilo minimalista que he usado en Anne Marie. Si os fijáis, las caras son bastante sencillas, la nariz apenas es una sombra y los labios ni eso. No podía dibujar una chica negra con los rasgos tan occidentales de las protagonistas, no cuela, pero tampoco podía cambiar el estilo por uno más realista. Tras un par de intentos y muchas fotos, al final he conseguido sacar el personaje adelante. Creo que es bastante como me la imaginaba, aunque todavía no está dotada de vida. Un detalle en honor a muchas de mis amigas, antiguas amantes y novias: tiene poco pecho. Para que ninguna se sienta acomplejada.

Este miércoles, aprovechando la fiestecica, seguiré dándole al lápiz ^^

-----------------------

No hay comentarios:

Publicar un comentario