martes, 13 de diciembre de 2011

La Reina Mona


En estos días de fiesta y locura para los que no teníamos puente, llevé a mi pequeño al Bosc Urba, un parque de aventura con tirolinas, puentes y tal situado en el Forum de Barcelona. Había conseguido entradas en oferta y, como sabía que él tenía experiencia con tirolinas en una excursión con el cole y le había gustado, pues pa'llá que vamos.

Tenía mis dudas, porque nadie mejor que yo le conoce. No es un niño atrevido ni aficionado a las situaciones peligrosas, aunque le gusta fardar como al que más. Como hace pocos meses, en mi cumple, que nos fuimos en familia con mi hermana al parque de atracciones Tibidabo. Él venga a decirme que se subiría a todas y yo venga a responder que vale pero que yo seguramente me quedaría esperando... Ja! La que se subió a todas fui yo y él se hizo un hartón de esperar. En esta ocasión ocurrió algo parecido, esto me pasa por fiarme de los aires varoniles de un preadolescente, juju.

Habíamos cruzado dos puentes haciendo equilibrios... Ah, es que no os he contado lo mejor, también decidí subir y recorrer el circuito (el intermedio), a pesar de que los papis +30 se quedaban abajo observando. Aprovechando que en esa ocasión no tenía que aparentar ser una mami modelo delante de las otras mamis, me calcé el arnés, aprendí cómo iba eso de la linea de la vida y las clavijas de seguridad y para arriba a hacer la mona. Total, que llegó el turno de la tirolina y él que se lo piensa mucho. Niños más pequeños ya la habían pasado sin contratiempos. "Venga, hombre, que no pasa nada". Un par de lagrimillas que le asoman... uh... y la monitora, desde abajo, que nos pregunta si hay algún problema. Vino a rescatarle y lo sacó del circuito. Me supo mal por él, menos mal que le dejaron jugar en el circuito infantil y acabó disfrutando.

Yo, por mi parte, seguí, con bastante orgullo, por cierto, sobretodo después de que varias mujeres se animaran a subir (al verme, supongo) y las tuvieran que bajar a todas al llegar a la tirolina xDDDD A ver, es que estamos hablando de mí, de la Reina Mona que de niña trepaba por los armarios de la cocina y de adolescente me pasaba las tardes leyendo subida a los manzanos de casa de mi abuela. Todavía me sigo subiendo a los árboles cuando voy a la campiña, aunque reconozco que soy un gorrioncillo algo pesado ya, jeje.

Y ahí estaba la temida tirolina. Hala, no se hable más, pies hacia delante y allá vamos... Jerónimooooooo!!!! Me lo pasé en grande, aunque me llevé un golpe en las nalguitas con una mala parada, au! Y acabé con unas fantásticas agujetas en los brazos además de... Atxuuuumm!!! Un constipado por andar haciendo la mona en las alturas sin la ropa de abrigo adecuada... snif....

--------------------

4 comentarios:

  1. Ay, el pobre chico tendrá sensibilidad artística... Y leer, aunque no sea encima de un árbol, está muy bien. ¡Cuánta presión de la madre guerrera!

    ResponderEliminar
  2. Tiene la sensibilidad en el chip =p Me da que el gen creativo lo tiene, a veces lo demuestra, pero el entusiasmo le dura poco. Por lo menos le gustan los cómics y tiene un nivel de frikismo considerable, sigh. Me emociono...

    ResponderEliminar
  3. El hijo de la Reina Mona debería poder trepar a los árboles sin dificultad alguna, por lo menos crecerá siendo un chico de mentalidad abierta.
    A este post le faltó una foto suya columpiándose en las alturas.

    ResponderEliminar
  4. No sé qué decirte, Lady, por desgracia no soy su única influencia aunque tengo esperanzas de que la mía le pese más cuando sea adulto ^^ De momento, ayer me pidió ayuda para escribirle un poema a una niña con la que sale. Le di una idea para el primer verso... y acabó escribiendo cuatro estrofas preciosas *_* Espero que esa niña no le rompa el corazón grrrrr

    ResponderEliminar