martes, 7 de febrero de 2012

Entrando en calor


Lo prometido es deuda. Desentumezco los dedos y vuelvo a darle al coco a ver qué perversiones salen de esta cabecita loca que el dios Placer me ha dado. Me perdonarán mis fieles de Toni y Alba si empiezo por algo ligero, que todavía me siento algo insegura para ponerme a escribir en serio, son muchos meses de inactividad literaria.

Para romper el hielo, se me ha ocurrido un pequeño relato sobre un infiltrado en una fiesta pijama. No tengo mucha idea de cómo acabará la historia porque soy muy bruta y voy escribiendo sobre la marcha, jeje. No puedo garantizar que el héroe acabe mal parado o tenga algún encuentro agradable, ni idea, aunque seré relativamente buena para celebrar que hace cinco meses que superé mi pollafobia y no he vuelto a recaer.

Soy libre para volver a crear sin prejuicios. Allá vamos ^^

---------------

No hay comentarios:

Publicar un comentario