martes, 7 de febrero de 2012

La Fiesta Pijama (1)

foto publicitaria by Max-Shoes

Día 1 - 16 horas

Después de meses de investigación para el trabajo de Psicología Social y algún que otro soborno, me dispongo esta tarde, por fin, a adentrarme personalmente en el objeto de estudio: la fiesta pijama.

Compruebo que tengo todos los utensilios que me permitirán pasar inadvertido, ser una más y extraer valiosas conclusiones del trabajo de campo. En mi caso, ha sido necesario conseguir una melena de abundantes rizos pelirrojos, ya que las entradillas hubieran resultado sospechosas. En primera opción opté por el rubio pero no me favorecía en absoluto. El pelirrojo, en cambio, me da un aire noreuropeo que hace creíble la proporción de mi nariz y mi estatura bastante por encima de la media femenina española.

Un buen afeitado es del todo indispensable. He apurado lo apurable y aún repasaré antes de la hora D. Para disimular los poros y la barba naciente del día después, maquillaje compacto aplicable a cualquier hora con esponjita incluida. Me ha supuesto días y días de experimentación encontrar el tono adecuado. Mi más sincero agradecimiento a Ana por su colaboración y experiencia en el sector. Sus clases de maquillaje me han ayudado a conseguir un efecto natural y poco recargado a pesar de requerir de una hora de trabajo intensivo.

El afeitado de las piernas, como en un principio se dispuso, hubo de cambiarse por depilación a la cera en un centro especializado. A petición mía, con el costo correspondiente, fui sometido a anestesia local. Espero se tenga en cuenta el sacrifico económico y fisico en la nota final.

Para terminar, una sesión de compras en el centro comercial me ha abastecido de ropa interior, un camisón y un conjunto ocasional de falda amplia y blusa. Ana utilizó el adjetivo de hortera para describirlo pero mi opinión que, aunque masculina, no es menos válida, sugiere feminidad y dulzura, ambos aspectos muy importantes para conseguir un engaño efectivo en los sujetos a tratar.

Sin más dilación, preparo la mochila, a la que he añadido colgantes de frutas y ositos para mayor credibilidad, y me dispongo a iniciar la aventura. Estoy nervioso, en parte porque la docena de huevos que he ingerido no me ha aclarado la voz como al lobo con los siete cabritillos, lo que demuestra que la sabiduría clásica no siempre lleva la razón.

A pesar de mi agnosticismo, rezo cuatro frases incoherentes antes de salir de casa. Que Dios o lo que sea que esté allá arriba me guarde del fracaso porque temo perder algo más que un aprobado. Amén.

-------------

11 comentarios:

  1. El asunto pinta genial, me encanta tu imaginación ahora no nos tengas en vilo....

    Besos !!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puedo prometer y prometo que no sé cómo acabará pero que lo acabaré seguro ^^

      Na, se trata de un pequeño ejercicio para soltarme antes de ponerme en serio otra vez con la saga de Alba y Toni.

      Eliminar
  2. Los tíos estaremos obsesionados con la penetración anal, pero lo de las tías está claro que es el travestismo. Empieza muy gracioso en cualquier caso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oye, que yo también estoy obsesionada con la penetración anal... pero los tíos os dejáis poco xDD

      A ver, por norma prefiero escribir sobre personajes femeninos pero de vez en cuando está bien cambiar y ver qué sale. Éste es el segundo relato en el que me "transvisto", el primero fue "MyBoy" y reconozco que me gustó la experiencia ^^

      Eliminar
  3. Hablaba en general, tú estás obsesionada con demasiadas cosas :-)

    (Por cierto, hace poco descubrí que "tu" obsesión se llama "pegging".)

    El travestismo literario es práctica habitual y recomendada. Compruebo además que en tu nuevo relato has captado la profundidad y sutileza de la sensibilidad masculina.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Em... hombres hay de diferentes tipos pero éste en concreto está inspirado en los jovenzuelos universitarios que conozco y he conocido. Y es muy sensible, sip, temo que le de un yu-yu en mitad de la aventura. Pobre ratoncillo de laboratorio =P

      Eliminar
    2. ¿Pegging? De Peggy de los Teleñecos??? Ya se la notaba dominanta xDD

      Eliminar
    3. Pues no sé el origen de la palabra, pero podría ser. Tampoco me extrañaría nada que hubiese alguna parafilia relacionada con Gustavo o Coco.

      Eliminar
    4. ¬¬ No me hagas imaginar... que me pongo xD

      Eliminar
  4. Con que estudio de campo, bueno pretextos para que un chico se trasvista hay muchas solo hay que encontrar la que se ajuste al personaje...
    Ahora también me hará esperar por esta historia ¿verdad?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es más rápido escribir que dibujar, ahí has tenido suerte, jeje. La página de Jezza, por desgracia, sí se hará esperar un poquito más. Este fin de semana toca preparar los disfraces de Carnaval y costará encontrar tiempo para dibujar.

      Eliminar