viernes, 24 de febrero de 2012

La Fiesta Pijama (5)

"Zürst die Füsse" by Martin Kippenberger


Día 1 - 23 horas

No me dejaron marchar a casa después del sofoco. Se pusieron a mover muebles, tarea en la que no me permitieron intervenir, a colocar colchones en el comedor y me prepararon un diván a base de cojines. Mis amigos de toda la vida jamás han tenido tantas atenciones conmigo. Todavía recuerdo aquella vez en la disco que me dio un ataque de alergia y, pensándose que iba pedo, me dejaron en un rincón y entre pitos, flautas y ligues, acabaron por olvidarme. Suerte del segurata que me encontró al encenderse las luces y me pidió un taxi, no sin antes apropiarse de un billete de 50 en concepto de las molestias ocasionadas. Estas tías no me conocen de nada y se han volcado a ayudarme aunque, no nos engañemos, me echarían a patadas e insultos si supieran quien soy en realidad y las mentiras que llevo contadas. Pero no voy a dejar que me descubran, ya más calmado, tumbado boca abajo, vuelvo a recuperar mi confianza.

Pensé que sería momento de colocarse los camisones y poner una película romántica pero llevan tres horas hablando sin parar. ¿De dónde sacan tantos temas? Ana no es tan parlanchina, por lo menos no conmigo. Cuando nos tomamos el café de la mañana en el bar de la uni, en diez minutos ya hemos hablado de todo lo importante y hasta nos da tiempo para un chiste verde. Ellas, en cambio, no se cansan. Empezaron con la regla y sus molestias, continuaron con embarazos, métodos anticonceptivos (la píldora perdió 5-0 contra el condón), saltaron sin sentido a lo bueno que le queda el arroz con setas a Desi (resulta que es vegetariana), hicieron un pequeño escarceo en la depilación (a lo que presté especial atención), siguieron con pelos, esta vez de la cabeza, ropa, estudios, libros, series, informática, sobrinos, curros, viajes, mascotas... hasta que por fin tocaron el tema que llevaba esperando toda la noche: sexo.

- Mucho paquete pero no vale nada en la cama - Rodri quedo sentenciado y sepultado sin compasión. No hubo mejor suerte para Carlos, Tino y el mozo del super. Sergio se ganó un aprobado justito mientras Luis pareció triunfar por su habilidad digital. Floro fue tratado cruelmente de lápiz, Iván de conejo y a Nacho no se le dio la oportunidad por cerdo.

Material radiactivo. Información que va pasando de mano en mano femenina sin llegar a salpicar a ninguno de los afectados. Comentan delante de nuestras narices y no nos enteramos, como si hablaran en alguna especie de ultrasonido sólo audible por las hembras. Seee, esto es bueno, tengo que acordarme de incluirlo en mi trabajo.

Asqueado por la peste a azufre y tragándome la frase que tenía llenándome la boca y que me hubiera delatado como espécimen enemigo: “chicas, el tamaño no importa”. Me entretengo morbosamente en localizar a la lesbiana. El sujeto A, la dulce Asia, ha resultado ser extrarromántica, tanto que relata con descaro como tiene cuatro amantes a los que quiere mucho por separado. Juntos no porque, aunque cada uno sabe de la existencia de los otros, no están preparados para una reunión familiar de esas características. ¡Pero bueno! ¿Qué les dará la chinita para que aguanten situación semejante? Está pensando en un quinto amante y le gustaría que fuera una chica para probar. Bea la trata entonces de frívola y de bisexual de pacotilla. ¿Será el sujeto B mi objetivo? Parece que no, va loca por encontrar un hombre con el que sentar la cabeza pero no tiene suerte, los chicos que le gustan tontean primero con Asia y la dejan a ella como segundo plato. El reproche brilla en su mirada pero no saltarán las chispas. Carmen pone paz en esa guerra silenciosa defendiendo la independencia sentimental, Bea le responde que ya está harta de tanta libertad y que lo que quiere es un maromo que le caliente la cama todas las noches y sólo tenga ojos para ella. Me gustaría decirle que, aunque los hombres posemos primero los ojos en las chicas guapas como Asia o Desi o en las exuberantes como Carmen, lo que nos hace quedarnos con una tía es precisamente el calor en la cama y bien felices y contentos si nos dan alpiste varios días a la semana, que solteros se pasa mucha hambre y eso sí que jode.

Desi sonríe y no comenta nada sobre su vida sentimental. ¿Será ella?

------------------


2 comentarios:

  1. Es anonadante esta avalancha de confidencias femeninas en esta historia. Vas a cambiar la vida del protagonista y tus lectores masculinos desprevenidos :-)

    Y respecto al capítulo 6, a ver si ahora que ya han descubierto que es tío empieza la historia "Hot Tales" DE VERDAD!!! xD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Primero había que feminizarlo, he intentado hacerlo lo más rápido posible pero era ardua tarea xDDD

      Eliminar