martes, 22 de mayo de 2012

La araña y la cucaracha



Con el trabajo hecho y a pocos minutos de plegar del curro, me entretengo observando una cucaracha que avanza despacio por el borde de la pared.  En la esquina, camuflada en su tela, una araña hambrienta está al acecho.  No es una araña pequeña pero la cuca tampoco es una nimiedad, le gana por lo menos en diez cuerpos al aracnido.

Va para allá.  La cucaracha no lleva prisa, se la ve atontada  ¿Tendrá la tripa llena de huevos?  Se avecina un verano de insecticida.  Uy, topa con la tela y, al momento, la araña se le lanza a la chepa intentando inmovilizarla.  ¡Dale, ya la tienes!  ¡Contra las cuerdas!  La cuca reacciona y sale corriendo del susto.  Buuuuuu!!!

A los pocos minutos, la cucaracha ha olvidado a su archienemiga y regresa a su esquina, allí la espera nuestra vecina y amiga.  ¡Toma, otra vez!  Que no huya!  La araña valiente la persigue un trecho pero no abandona su territorio.  Una presa demasiado grande pero, tranquila, Patitas, ya entramos en época de moscas y mosquitos.

Cada vez que veo una cucaracha no puedo evitar acordarme del libro "La Metamorfosis" de Franz Kafka.  Oh, qué gran libro para tan pocas páginas.  Quien no lo haya leído todavía, se lo recomiendo encarecidamente.


PD  Me parece que la cuca se ha llevado un buen mordisco venenoso.  Mírala moribunda al otro lado del ring.  A veces los pequeños son tremendos =P

5 comentarios:

  1. ¡Ay, qué metáforas tan desagradables usas! (¿...o no es una metáfora y tienes la oficina llena de bichos?)

    ResponderEliminar
  2. No es una metáfora pero ha quedado muy de fábula ^^ Con el buen tiempo, se me llena la oficina de bichos, menos mal que no nos dedicamos a la alimentación xD

    ResponderEliminar
  3. Cuando tenía once años, mamá me desperto para que me hiciera cargo de una araña pero al verla no pude mas que volverme a meter en la cama, la condenada era negra, rápida y cabía en la palma de mi mano, al final fue mi abuela quien se la despacho.
    Ahora que veo una de la misma especie ya no me parece tan amenazadora,las que si me dan chirinches son esas enormes mariposas negras que parecen murcielagos que de vez encuando logran colarse a mi casa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una cosa está clara, Lady, en tu ciudad y en la mía no tenemos los mismos insectos. Básicamente te morirías de risa si vieras las arañitas con las que me enfrento, aunque a mí me den respeto. Polillas gigantes es algo que espero no tener nunca cerca de mi nariz xD

      Eliminar
    2. Tampoco son tan comunes en la ciudad , lo que pasa que mi barrio tiene un bosque cerca y la planta de potabilización de aguan acá junto que también tiene muchas areas verdes, es de ahí de donde vienen.
      La ventaja es que también se puden ver algunas aves interesantes como los colibríes y una de color verde amarillento que no se como se llame.

      Eliminar