viernes, 9 de noviembre de 2012

La chica de los leggins brillantes



Leggins brillantes y, obviamente, ajustados.  Hoy, de camino hacia el curro, a modo de cafeína matutina, la chica de los leggins brillantes nos ha ido despertando a todos los que estacionados o bajando la calle nos topábamos con su trasero respingón.  Los diez minutos que la he tenido delante han sido suficientes para elaborar un interesante documental social.... Todos, absolutamente todos los hombres se han girado y se han quedado con la mirada pegada.  Algunas mujeres también, entre las que me incluyo, jeje.

No era para menos.  Botines de tacón de aguja, cazadora corta de piel, melena morena y lisa hasta la cintura... y el meneo, que no falte el meneo.  ¡Qué atrevida!  Es lo primero que he pensado.  Luego he reconocido que era una monada.  Algo delgada para mi gusto y también para los mensajeros que esperaban frente a la agencia porque oí que comentaban que "antes la invitarían a buenos bocatas de panceta".  La sensualidad sigue estando en las curvas pronunciadas por mucho que dicte la moda.

Como esta semana estoy visualizando las nuevas aventuras de Sherlock Holmes, el asexuado más famoso de todos los tiempos e inspirador indiscutible de los célibes, no he podido evitar poner a trabajar mi mente lógica.  ¿Quien podría ser esta chica?  ¿Qué hace tan temprano causando furor?

Alisado japonés y chupa de piel - dispone de cierto poder económico.
Andares apresurados - elemental, mis queridos Watsons, llevaba prisa, ergo se dirigía a algún sitio donde se le requería puntualidad y antes de las 9 AM un viernes sólo podría tratarse de una cita de negocios.
La perdí cerca del metro - no tanto poder económico como para coger un taxi o tener coche propio.

¿Podría tratarse de una prostituta de categoría? ¿Una modelo?  A lo mejor sólo iba guapa para causar una buena impresión en una entrevista de trabajo. Sospechoso.  Si yo fuera jefa, no me gustaría tener una empleada que distrajera tanto al resto.  ¿Tal vez era ella la jefa?  Con una jefa así no hay peligro de que los empleados pierdan el tiempo en Internet.  ¿Quien querría tener la vista fija en la pantalla pudiéndola tener fija en el par de bellos mofletes? xD

Muy misterioso... hum... En cualquier caso, el misterio se fue en metro.  Debe vivir en el barrio pero ¿cómo no la habíamos visto antes?  Otro misterio que dejaremos para el próximo capítulo.

----

2 comentarios:

  1. ¡Cuanta actividad en el blog! Dibuja, tú dibuja, que es bueno para soltar neuras :-)

    ResponderEliminar