jueves, 14 de febrero de 2013

Corazón de azúcar



No soy de celebrar San Valentín pero, si en tal día como hoy, no puedes dejar de pensar en una persona, sería un pecado contra los sentimientos no dedicarle unas palabras.  Allá voy, cof cof, ejem ejem...

Las rosas son rojas,
las violetas azules...
(Uy, esto me parece que tiene copyright, vamos a intentarlo otra vez, ejem)


Gominolas, nubes de azúcar, tartas en forma de corazón...
tanta dulzura hay en ti que no puedo dejar de comerte.
Fresas, piña, gajos de naranja y el zumo de un limón,
apetecible y fresca como una mañana de abril.

Enredado en tu cuerpo, seda y satén,
formando curvas que atraen mis dedos a ti.
Melodiosa voz que rompe la oscuridad,
musicales suspiros que mi alma encogen.

Y si todo eso no fuera suficiente precioso,
muestras un gran sentimiento hacia mí,
a pesar de que no lo merezco,
saben los ángeles y demonios que no lo merezco.

Yo te quisiera ver libre como golondrina,
o protegida del frío en los brazos de otra.
Esa sería mi dicha y mi castigo también,
porque sabes que no te merezco,
no te merezco.

Y en mi cama sueño con un futuro de cuento,
tú y yo viviendo juntas en un palacio,
compartiendo la sábana cada noche
y los guisos y las charlas cada mañana.

Si tus labios son dulces, los míos ahora están salados.
Mientras escribo, gotas de mar asoman a los ojos,
Porque aunque no te merezca, sabes que te quiero,
te llevo tatuada a fuego en mi corazón.


Para Perlita de una princesa canalla.

----

No hay comentarios:

Publicar un comentario