viernes, 26 de julio de 2013

Cerrado por vacaciones




¡¡Cómo que vacaciones!!!  Si llevas  un mes sin actualizar el blog!!!

Sigh... lo sé =P  Lo que no son vacaciones se llaman prevacaciones y os aseguro que en mi curro eso significa el doble de trabajo.  En conclusión, he tenido un mes de julio de lo más animado en la oficina, más animado todavía en cuestiones sociales y en casa corriendo para coser a tiempo los disfraces.

Ah, los disfraces... ¿Los has acabado?

Pues no, jeje, pero se puede decir que lo llevo mejor que de costumbre.  Prácticamente ya están, a falta de pulir un par de cuellos, coser ojales, confeccionar un zurrón, idear una funda de espada... Na, detallitos sin importancia.  Todavía dispongo de un fin de semana antes del evento medieval.  Y si para entonces no he acabado, tocará llevarse la aguja e hilo al tren, no sería la primera vez.

Y de aquí a un par de horas empiezo lo que serían oficialmente mis vacaciones.  No sé yo si voy a descansar mucho pero desconectar del trabajo, oh, sí, nenes, eso lo tengo claro.  Soy una machine para eso, aprieto el interruptor de off de mi cabeza y lo olvido todo.  Hasta la vuelta de vacaciones en que, muy a mi pesar, aprieto el on y recupero la memoria.  No es tan malo volver al curro después de disfrutar del verano, peor sería que no hubiera curro al que volver.  Ahí estamos de acuerdo.

¿Y los libros?  ¿Y los cómics?  ¿Y las acuarelas?!!!

Pues a decir verdad, este mes sabático que me he tomado un poco por voluntad y un poco por fuerza mayor, me está viniendo muy bien.   Ajá, me están entrando unas ganas de ponerme a dibujar y a escribir y encerrarme en mi casita en plan autista...  No me dejarán, ya, pero para el otoño voy a tener la pila creativa cargadita a tope y no habrá quien me pare.

Nos leemos en septiembre.  Con suerte tal vez caiga alguna foto o anécdota mientras tanto.

....

Pero no quiero despedirme sin unas palabras para las víctimas del accidente de tren de Santiago de Compostela.  Yo soy medio gallega, de sangre y de corazón, y me ha dolido en especial la tragedia que ha roto familias y truncado ilusiones.  De nuevo Galicia se ve golpeada por la desgracia pero de nuevo los gallegos han demostrado que saben remangarse las mangas cuando toca y salir a echar una mano sin esperar nada a cambio.  Gracias a todos esos héroes anónimos que han salvado vidas poniendo en riesgo la suya y sin escatimar esfuerzos, gracias a los civiles que han sabido organizarse en pocos minutos, a los que han donado su sangre, a los taxistas que han ayudado de forma altruista a transportar heridos a los hospitales, a los voluntarios, médicos, psicólogos, forenses...  ¡¡Gracias por ser tan humanos!!


No hay comentarios:

Publicar un comentario