jueves, 9 de enero de 2014

Manual del Buen Casanova (9)




Films eróticos.
    ¿Pornografía?  No, hombre, siempre estás pensando en lo mismo.  Para los que la imaginación no sea su fuerte o les venza la timidez o el miedo al ridículo (hay que superarlo), siempre se puede recurrir a las películas eróticas.  Más que nada porque como se nos ocurra poner algo claramente pornográfico puede que la chica se dé media vuelta y adiós muy buenas.  Llevo insistiendo en ese punto desde el principio: si ella no está caliente, hay que currárselo.  Con la calentura de uno solo no hacemos nada.  Y las chicas, cuando están frías o templadas, se muestran bastante agresivas con según qué temas, la pornografía es uno de ellos.  “Pero es que mi chica es muy moderna”.  ¿Seguro?  A veces tendemos a hacernos las duras pero, si interiormente ella no está para porno, es muy contraproducente plantárselo en los morros.  Soy yo, así tan abierta de miras, y me lo puedo tomar mal…
    Vayamos a lo seguro.  Hay cientos de títulos que le hacen a una morder el labio sin llegar a escandalizar.  Antiguos y modernos pero para no irnos al destape español nombraré unos pocos más o menos actuales: El Lago Azul (1980), Nueve Semanas y Media (1986), La insoportable levedad del ser (1987), Henry y June (1990), El Amante (1992), Instinto Básico (1992), Lucia y el sexo (2001), Aprendiz de Caballero (2007), Diario de una Ninfómana (2008).  Para mis alumnas recomiendo especialmente éstas:  Lazos Ardientes (1996), Juegos Salvajes (1998), Habitación en Roma (2010).  No todo son películas.  ¿Qué me decís de las series más rompedoras?  Spartacus y Juego de Tronos son un ejemplo.  Buscando encontraremos sugerentes listados para pasar todos los sábados de invierno calentitos.

Pornografía.  Y dale.  Está bien, es una opción pero siempre de forma controlada y sin abusar.  En este caso lo ideal es debatir qué os gusta a ambos y qué no os gusta en absoluto.  No obstante, no recomiendo que se utilice por sistema calentarse en pareja con una porno.  ¿Por qué?  Apunta, chavalote:
  • Pierdes puntos como seductor y los ganas como pervertido.
  • La mayoría de pornografía degrada a la mujer (menos la que está claramente pensada para ellas) y ya tienes el debate servido.
  • Una pareja que basa su vida sexual en ponerse frente a la pantalla no durará mucho.  La base de una buena relación es el amor y, si no queremos andarnos con cursilerías, la complicidad y el diálogo.
  • Se hace terriblemente aburrido mirar siempre más de lo mismo y pierde efectividad al poco tiempo. 


---------------------

4 comentarios:

  1. No te suelo comentar, pero creo que has dado en el clavo en un 90% aunque las películas eróticas tienen unas carencias de guión que no las hacen utilizables, quizás lo ideal sería un nuevo cine en el que se empezara suavemente (con guión) y se acabara como un pervertido de forma que fuera difícil apagar la imagen.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por comentar =) Actualmente está proliferando lo que se llama "porno para mujeres" que se caracteriza por ser mayoritariamente erótico, con una trama (romántica en su mayoría) pero también con escenas explícitas de cuidada estética. La gente no suele atreverse a tratarlas de pornografía ya que las escenas de sexo son breves y no da tiempo material a lo que tú ya me entiendes, juju. La frontera entre erotismo y pornografía ya no está tan clara como en décadas anteriores.

      Eliminar
    2. Una de las directoras de ese cine que comentas es de una tal Erika Lust y debo ser una mujer puesto que a mi me encanta, puestas en escena muy cuidadas y sin abusos de planos explícitos. Te recomiendo la película Zazel como explosión de color, diseño y erotismo

      Eliminar
    3. Pues sí, Erika Lust ha sido una de las pioneras del porno femenino pero sigue siendo demasiado porno para el gusto de algunas. Las autoras eróticas, entre las que me considero, nos encontramos con el dilema eterno de ¿enseñar o no enseñar chicha? Yo, como voy por libre, enseño chicha cuando la trama pasional me lleva a ello, aunque tarde, pero las que están un poco atadas por la industria tienen que justificar un mínimo de acción directa. Nos seguimos guiando por las pautas marcadas para el porno y será difícil cambiar mentalidades.

      Eliminar