viernes, 14 de marzo de 2014

Especial año sabático - Autorretrato




Este año para UterArt he querido, además de las acuarelas, presentar una obra que hiciera justicia a alguna otra de mis artes.  Nunca me he tomado el autorretrato fotográfico como algo más que un juego para dar rienda suelta a mi pasión por el disfraz (mi segundo apellido es Mortadelo) pero una crece, se vuelve exigente, y aquellas primeras fotos realizadas con webcam ya son historia.  Cámara de alta resolución, trípode, y mayor elaboración del atrezzo (en mis primeros autorretratos no llevaba nada por lo que sí, bastante más elaborado el vestuario xD)... ¿Por qué no dedicarle más horas a la edición y convertir mi foto en una obra de arte?

Dicho y hecho.  Por arte de magia, la magia de la imaginación, renazco como amazona.  El foco desaparece, en su lugar el sol invernal de la estepa calentando mis huesos de guerrera.  No voy a la batalla pero me acompaña siempre mi fiel labrys porque el enemigo puede estar al acecho.  A lo lejos, el aullido del lobo, pues es mi tótem.  Yo soy lobo.  En manada cuido de los míos pero me gusta correr libre, en solitario, sintiendo el viento azotándome el pelaje.




La base del traje es un antiguo corsé que me iba pequeño.  Le cosí con mucho trabajo las pieles (retales del mercadillo) por encima.  No tenía las herramientas adecuadas pero soy apañada y conseguí acabarlo con buen resultado sin destrozarme los dedos.


Con la bisutería disfruté.  La diadema está hecha de abalorios de madera y plumas de faisán.  Las plumas realmente no llegan a valorarse en las fotos porque se fusionan con mi cabello, también oscuro.  El collar es de púas de concha (se utilizan para pulseras) y rocalla simulando piedrecitas.  Resultó muy efectivo.


Que puedo decir del labrys, tuve una suerte increíble de encontrarlo en un bazar chino aprovechando que el Carnaval estaba cerca.  El factor suerte no es imprescindible a la hora de confeccionar un disfraz pero a mí se me da bien, juju.  En el retoque digital le di un aspecto metálico y le fusioné el grabado de un labrys auténtico.





Por último, después de haberme dado el curro, ¿qué menos que aprovechar mi disfraz para el Carnaval y sacarlo a la calle?  Eso sí, hubo que ponerse algo más de ropa para no pasar frío. ¿Amazona o bárbara?  Viene a ser lo mismo.












2 comentarios:

  1. Gracias por recordarme que tengo que fabricar una cota de malla (de aluminio eso si) para un disfraz de caballero medieval...

    Por suerte tengo una buena espada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Una cota de malla? Me viene a la cabeza un montón de anillos y unos alicates, jajaja, trabajo de chinos. Pero tal vez te refieres a algo más sencillo. Podría contarte muchas aventuras, no personales pero sí de amigos-as, sobre cotas de malla ^^'

      Eliminar