martes, 11 de marzo de 2014

Especial año sabático - Hécate


Esta acuarela, porque se trata de una acuarela 100% manual sin retoques digitales de ninguna clase, ha sido la primera en mi vida de pintora en que me he lanzado a crear con la imaginación.  El cómic es imaginación pura y dura, lo mismo mis ilustraciones, pero a la hora de hacer ARTE en mayúsculas (en realidad todo es arte pero se sigue clasificando en arte pequeño y grande) me había limitado más a la técnica del pincel.

Pintar un bodegón tiene su mérito si le sabes dar la pincelada personal, lo mismo pintar una modelo o un paisaje, pero cuando te enfrentas al papel en blanco sólo con tu imaginación es... buf... No es vértigo, no, es tirarse en paracaídas.  Pero me atreví porque ¿qué es realmente arte?  Arte es crear, sí, ya sea interpretar un elemento o demostrar tu talento realista copiando hasta el más mínimo detalle, pero arte también es comunicar y expresarse.  Yo ante todo soy una narradora.  Por lo menos en mi última década creo que me he ganado por derecho propio el título.  Pintar sin narrar ya no es una opción válida para mí.   Sería pedirme menos e infravalorar mi verdadero talento, así que me puse manos a la obra guiada sólo por mi inspiración y las ganas de que quedara algo decente.

Para pintar a Hécate primero me documenté sobre el mito de las Amazonas, originario de la península de Anatolia (actual Turquía) e inspirado en las mujeres guerreras sármatas.  Los sármatas a su vez están relacionados con el pueblo escita, nómadas que se extendieron desde la estepa siberiana hasta las tierras del Mar Negro.  A partir de aquí descubrí que la diosa Hécate era la diosa madre de los pueblos nómadas de Anatolia, convertida en diosa de los Infiernos en la mitología griega. 

 Estatuillas de diosas madre encontradas en Anatolia.
Fuente: "Diosas: imágenes femeninas del Mediterráneo de la prehistoria al mundo romano"

No me costó relacionar a Hécate con el caldero de fuego, ya que, en mi afición por la mitología, estoy versada en la importancia del simbolismo del caldero en las civilizaciones antiguas.  Caldero que representa lo femenino y que, en la Edad Media se transformó en el famoso Santo Grial.  ¿Qué buscaban los caballeros de Arturo?  Buscaban la divinidad femenina perdida.  Hécate es la diosa del fuego, pero no del fuego entendido como inframundo y muerte, sino como vida.  El fuego es vida en el momento en que es indispensable para la supervivencia.

Para los sármatas, al igual que los escitas, los animales, por ser creación de la Diosa, tienen un significado espiritual.  Hace algunos años se descubrió una momia conservada en hielo en las montañas de Altai (Siberia), se la conoce popularmente como la Princesa Ukok  y es famosa por sus preciosos tatuajes de animales.  En esos tatuajes me he inspirado para los animales de humo de mi Hécate.


Más allá de todas estas curiosidades, donde realmente he sufrido ha sido a la hora de pintar el fuego.  En realidad, más que pintar, en acuarela se trata justo de lo contrario: reservar.  Pintar sin realmente pintar.  Y es por eso que hay tan pocos que se atrevan con las acuarelas.  Pero para mí es la técnica ideal porque con el agua mi espíritu artístico fluye libre.


No hay comentarios:

Publicar un comentario