viernes, 4 de abril de 2014

The Walking Dead no decepciona

(Michonne me pone burrita)

¡Oh!  No quepo de gozo!!  ¡¡Cómo es posible que tras cuatro temporadas, The Walking Dead todavía nos tenga enganchados a la pantalla y arañando la puerta con ansias en la nueva temporada!!  Apuntad chicas-os, octubre 2014 es fecha obligada para marcarla en el calendario.

Normalmente, cuando una serie  me gusta tanto, suelo adentrarme en las siguientes temporadas temblando y de puntillas.  ¿Bostezaré mucho?  ¿Acabaré deseando que llegue el final para quedarme libre de culpa por estar perdiendo el tiempo?  Son varias las series que nos han pegado el tortazo en la segunda o tercera temporada como, por ejemplo, Heroes o la mismísima Lost.  Si comienzas viendo una serie que consideras entretenida, para pasar el rato mientras cenas, agradeces que se vaya manteniendo así durante las siguientes temporadas.  Además le vas cogiendo cariño a los personajes y un poco toleras aquellos capítulos más flojos.  Pero... que no te mengüen una serie genial y sublime.  ¡¡Eso sí que no!!  El genio siempre genio y, si no, pues más vale darle un final digno a alargarlo innecesariamente.  Los fans podemos ser muy agresivos y desempolvar la guillotina para cortar las cabezas que consideramos culpables de nuestro desaliento.  Puede llegar a ser tanta nuestra furia que una serie como Heroes, de inigualable primera temporada, ha pasado a la historia como el mayor fracaso en vez de como un buen primer intento.  No tenemos piedad.

Pero volviendo a los zombies.  ¿Quien me diría a mí que The Walking Dead se convertiría en mi segunda serie favorita?  La primera es Juego de Tronos, qué preguntas, es la única que me tomo la molestia de guardar para visualizar en años venideros.  Oh, bueno, antes que eso estaba Xena pero no retrocedamos tanto en el tiempo y centrémonos en el presente.  Me resistí a TWD prácticamente durante toda la primera temporada.  Mis amigos-as frikis me decían "tienes que verla, es muy buena" pero yo pensaba que de ninguna manera el tema de los zombies me podría enamorar, ya le echaría un vistazo cuando tuviera tiempo.  Ay, llego ese día y, desde entonces, pendiente que estoy todas las semanas en que la pasan, con la pequeña rabieta de cuando la pausan a mitad de temporada.  En fins, luego le pillas el final con más ganas, jajaja.  No es la violencia ni lo gore en TWD lo que me atrae, como mucho eso me daría gustirrinín, es el factor humano lo que hace irresistibles a los personajes.  Es imposible no sentirse identificado y a la vez sorprendido por su evolución, eso y que en cualquier momento te los liquidan.  La vida es así de frágil ¿verdad?  Pues así también pasa en TWD.

**** ATENCIÓN SPOILER**** (ahí, bien grande por si alguien todavía no ha visto el último capítulo de la 4 Temporada).

Bueno, bueno, bueno, que capítulo magnífico de final de temporada.  Como loca estoy buscando sinónimos de "genial" para no repetirme tanto =P  Se puede considerar un capítulo que resume bien todas las emociones que hemos estado teniendo en esta 4ª temporada.  Por un lado es la lucha interna entre el "bien" y el "mal", la calma de la vida monótona de la prisión, el desaliento del camino, el peligro, el hambre y, como no, al final, la locura que lo arrasa todo, lo impredecible, aquello de "joder, con esto no contaba!".

Para ser sinceros, eso de Terminus me daba mala espina desde el principio, aunque era una bonita forma de acabar la serie: la bondad de la humanidad triunfa y todos juntos hacen un mundo mejor.  Sí, aigh, la realidad es que la humanidad no es naturalmente bondadosa, se la educa para serlo y aún así cuesta.  En tu familia, con tu clan, la generosidad y el sacrificio aparecen solos.  Es así como Rick le dice a Daryl que son hermanos.  Son familia adoptiva y el cariño y la necesidad que tienen de ese vínculo es lo que los mantiene vivos, hoy por ti, mañana por mí.  La humanidad aprendió pronto que juntos y solidarios se llega más lejos y se sobrevive mejor, aunque ese sentido de pertenencia es precisamente lo que propicia las guerras.  ¿Y que me decís de la parrillada del capítulo anterior? "Hay comida para todos, venid, venid".  Lo primero que pensé es que era carne humana (conste que no he leído los cómics ni sé el argumento) y parece que lo he acertado aunque el tema del canibalismo no se haya acabado de confirmar (hasta que no se averigüe el ADN de los huesos ensangrentados del patio, jajaja).

Madre mía, que stress.  Muy oportuna la analogía de la trampa para cazar el conejo: se traza en el suelo un camino en forma de embudo, de manera que la presa va directa a la trampa.  ¿Qué son si no las vías del tren?  Un camino seguro hacia la muerte con la promesa de un sueño de seguridad, que no es otra cosa que un cebo.  Lo mismo me pareció la casa-tanatorio en donde se alojaron Daryl y Beth.  ¡Era una casita de chocolate!  Todo parecía perfecto, el piano, la comida abundante... ni rastro de mugre.  No es que allí viviera alguien, es que estaba preparado para atraer a presas.  Si la bruja o brujo de la casita, que secuestró a Beth, tiene algo que ver con Terminus, lo desconozco.  ¿Acaso buscan jóvenes hermosas para reproducirse?  O, tal y como están las cosas, para ser una hembra de granja paridora de tiernos bebés.

Es todo un misterio, un delicioso misterio.  ¿Qué le ha pasado a Beth?  ¿Podrán eludir el peligro Carol, Tyreese y la pequeña Judith?  ¿Llegaron ya o están por venir?  ¿Carl será el primero que sacarán del vagón para sacrificarlo o lo reservarán para una ocasión especial?  La última frase de Rick es la promesa de una próxima temporada llena de acción: "Se sentirán muy estúpidos cuando se enteren de que se han metido con las personas equivocadas".  Di que sí, a morder yugulares si hace falta!!

----

No hay comentarios:

Publicar un comentario