martes, 11 de noviembre de 2014

Cuando la creatividad se desborda y te sorprende con nuevas inspiraciones.



Tras las vacaciones estivales sigo todavía sin poder dibujar.  ¿Los motivos?  Primero la necesidad de vaguear durante el finde para recuperarme de la dura jornada laboral, segundo el gusto que da sociabilizarse después de haberme recluido en mi caparazón durante tantos meses, tercero que el amor resulta una tentación irresistible.  Arrumacos, besos, carantoñas y palabras dulces son más apetecibles que el esfuerzo que exige una página de cómic.  Me escapo de puntillas, alejándome voluntariamente de mi mesa de dibujo, para lanzarme en los brazos de mi amada amante.  ¿Quien podría reprocharme que me rinda tan fácilmente ante la felicidad?  Jeje.

Me merecía ser feliz.  Supongo que porque soy consciente de eso tampoco me castigo reprochándome el abandono que han sufrido mis creaciones.  Por otro lado, los artistas no creamos para demostrar lo buenos que somos sino porque es nuestra naturaleza y contra la naturaleza no se puede luchar.  Poco importa la falta de tiempo y el gusto que obtienes en otros placeres, cuando te da la inspiración, te da con ganas.  Es como una locomotora que arrasa con todo.  A una le gustaría ser más constante y menos pasional pero es lo que hay.  Y esta nueva inspiración, para no crear más suspense, se trata de un arte nuevo para mí, en el que llevaba tiempo pensando, pero que es justo ahora cuando me ha entrado el gusanillo y no me lo puedo quitar de la cabeza:  modelado.

Algún fan algo mosca por mi inconstancia creativa alegará que ya domino demasiadas artes y que más me vale adelantar con los frentes que tengo abiertos en vez de abrir nuevos.  Oh, no es que sea inconstante, es que soy multidisplicinar y ávida insaciable de conocimientos.  Aunque quien mucho abarca...  Qué le voy a hacer, necesito estar constantemente ilusionada para resultar productiva.  No es que sienta desilución por el cómic o la escritura, es que siento que no innovo, que aunque mi obra sea buena no puedo aportar algo mejor a lo que ya tengo, o sólo un poco mejor pero tampoco algo que me haga sentir completamente satisfecha.  Para el cómic tengo ideas nuevas que a la que me ponga manos a la obra seguro que consigo exclamaciones de oh y ah, ya explicaré mejor en otro post, pero esto del modelado ha despertado mis ganas de aprender y de superarme.  Un nuevo reto.  De momento he absorvido toda la teoría que he podido encontrar en Internet, más vídeos explicativos y comentarios de foros.  Eso en sólo una semana.  Además he ido comprando los utensilios necesarios... en bazares chinos, jeje.  Primero hay que experimentar con material barato antes de gastarse dinero en herramientas profesionales, pero ya tengo estudiado lo que podría necesitar en un futuro próximo si sigo adelante.

Pienso que está bien,  acabada de entrar en mi década de los 40, no conformarme con lo ya aprendido sino enriquecerme con algo nuevo.  Además, el arte del modelaje bebe un poco de mis otras artes: dibujo, pintura, carácteres de cómic, fotografía, costura...  Mi intención es crearme una muñeca de "porcelana" del tipo BJD (articulada) y confeccionarle disfraces, también hacer muñecas de mis cinco personajes más queridos:  Jezzy, Anne, Janah, Toni y Alba.  Con sus vestiditos, claro.  Aunque también quiero modelar figuras más convencionales, que no sean muñecas.

En fins, despacito y buena letra, mica en mica s'omple la pica, no hay prisa por llegar lejos en la primera carrera sino en disfrutar del camino y enriquecerme con la experiencia =)

---

1 comentario:

  1. Por mi parte te salvas, con la FP estoy bastante ocupado como para poder escribir, aunque me gustaría leer una página nueva de Jezzy se que no siempre hay tiempo para todo.

    Animo con tu vida y espero ver una de tus muñecas pronto.

    ResponderEliminar