martes, 4 de noviembre de 2014

XX Saló del Manga Barcelona (que nos tamos haciendo viejos)

 ¡¡Un año más de Saló del Manga!!!  Quien lo iba a decir que ya llevamos 20.  Todavía me acuerdo de los primeros, allá en la Farga de l'Hospitalet, cuando la inmensa mayoría de cosplays eran sobre Dragon Ball, Dr. Slump y otros maravillosos clásicos.  Con mis veintipocos me sentía muy adulta entre tanto quinceañero otaku, jeje.  ¿Os acordáis de lo apretaditos que estábamos?  ¿Y los concursos de karaoke y cosplay?  No tenían el nivelazo de los actuales pero habían ganas, muchas ganas, y no nos importaba hacer el ridículo.  Aigh, pues aquellos quinceañeros se han convertido en treinteañeros y han comenzado a experimentar el fenómeno no-tengo-ni-pu-idea de lo que va disfrazado ese.  Bienvenidos a mi mundo, yo es que ahora prácticamente no reconozco la mayoría de cosplays que se ven en el Saló.  Soy una otaku veterana, es lo que hay, pero otaku al fin y al cabo ^____^

Como cada año en estas fechas me digo "voy a hacerme un cosplay" y como cada año el tiempo se me echa encima.  Septiembre y octubre son los meses más extresantes del año para mí, sin contar la pesadilla de diciembre, imposible ponerse a coser.  Pero quien no se disfraza es porque no quiere, he pillado cuatro cosillas que tenía por casa y a lucir cosplay rápido de Jezzy.



Conseguir entrar en el Saló como siempre una odisea:  colas de una hora.  Pero todos felices y considerándonos afortunados por tener nuestra entrada, que este año ha habido mucha gente, pero mucha, que se ha quedado fuera por confiar que podría comprar entradas el mismo día en taquillas.  Las entradas para el sábado se acabaron el miércoles temprano, no digo más.

En la planta de abajo del palacio 2 es donde se concentraba la mayor afluencia de público visitando las exposiciones (pocas en comparación con el Salón del Cómic, lo habitual), los stands de los grandes con las novedades, el merchandising y los fancines algo más apartados.  El espacio enorme y no poca gente pero se nota que la organización ha tomado especial interés en el aforo y se podía visitar bien todo sin agobios.

 

La planta de arriba del palacio 2 estaba dedicada a la cultura japonesa y es que los otakus crecemos y evolucionamos y queremos algo más que manga.  Disfruté con los bonsais y la expo de ikebana (arte floral).  Además también había stands de kimonos, con clase práctica de cómo ponerse un kimono y los diferentes tipos, de meditación, de alimentación, de medicina alternativa...  La zona más tranquila del salón y la más hermosa.


 Pero vamos a lo que vamos...  De las exposiciones mi preferida fue la de Death Note.  Por cierto, que Takeshi Obata estuvo firmando en el stand de Norma y dio una clase de manga en el stand de Joso.  Estuvo presentando su nueva obra All you need is kill, que no tiene nada que ver con Death Note ni Bakuman pero de increíble calidad artística.




 Al mediodía el palacio 2 comenzó a vaciarse para invadir el palacio 1 donde estaban los stands de gastronomía japonesa.  ¡¡¡Al ataque!!!  Por lo menos había una decena de stands en los que se preparaba comida y todos con colas larguísimas.  Mereció la pena la espera, por no más de lo que te gastarías en un local de hamburguesas rápidas pude zamparme buñuelos de pulpo takoyaki (srlup!) y fideos  yakisoba (srlup y ñam!!), además de probar una lata de té verde (agua y té, ningún edulcorante), curioso.


 Después de seis horas consideré que ya había cumplido con mi cosplay y fuera corsé.  ¿Habéis probado alguna vez a sentaros en el suelo con el corsé puesto?  Misión imposible por muy cómodo que sea el corsé.  Llegó la hora del consurso de Cosplay y había que ponerse cómodos para disfrutar del espectáculo.  Yo vengo al Saló del Manga principalmente a ver el concurso, es mi momento favorito.  Lástima que este año había pocos participantes, la mitad de los incritos no se presentaron.  A ver, lo entiendo, estamos hablando de un concurso internacional de alto nivel.  Con ponerte cuatro trapitos no sirve, hay que currárselo y tomárselo como un proyecto a hacer durante todo un año y no correr las últimas semanas con la máquina de coser.  En fins, más vale poco y bueno y debo decir que todos, absolutamente todos los participantes estuvieron genial.  Incluso los que vinieron de Pokemon y que no pudieron actuar por causas mayores.  Qué buen rato pasé.  ¡¡¡Muchas gracias, cosplayers!!!

He aquí los ganadores de este año del World Cosplay Summit: el capitán Harlock, por supuesto, si es que los clásicos tienen su puntazo.  Aunque este cosplay no está basado en el anime, sino en la película de animación digital  Space Pirate Captain Harlock (2013) que se estrenará en cines en España el próximo año.


Los cosplays están super currados, no falta detalle, y el efecto final del trono, el mítico trono de Harlock, fue el puntazo que sin duda les ha dado la victoria.  Personalmente, como fan de la serie, una de las cosas que más he agradecido es que los cosplayers tenían una constitución parecida a la de los personajes: un Harlock alto y delgado y una Yuki de curvas peligrosas que parecen saltados directamente de la pantalla.




Y hasta aquí mi informe sobre el Saló del Manga 2014.  Cada vez se está volviendo más complicado conseguir entrada, así que, nenas y nenes, al próximo no hay que dormirse en los laureles.  Comprad las entradas online en la página de Ficomic y con antelación (un día antes noooo).

---

No hay comentarios:

Publicar un comentario