martes, 19 de mayo de 2015

Desesperada

Bueno, he de decir que en mi día de arte de esta semana he adelantado mucho en materia de modelado.



No tiene mala pinta a pesar de que es difícil modelar formas complejas con la porcelana fría porque es demasiado blanda y se seca deprisa y todo eso.  No obstante ideé un truco que me ha ido bien con las cabezas y es trabajar dentro de una bolsa de plástico, además de ir aplicando cola blanca diluida en agua con un pincelito en las zonas que necesitaban más humedad.  Encima del cuerpo había que añadir un vestido también hecho de porcelana, guantes negros, cabello... por lo que me he limitado a dar detalle a las pantorillas, cuello, escote y cabeza.  Tenía bastante esperanza de acabarlo en el próximo finde. 

Sí, tenía esperanza, pero esto fue lo que me encontré un día después...


¡¡GRIETAS!!  A pesar del cuidado que le he puesto >.<  ¿¡Cómo es posible!?  No hay forma de reparar grietas de estas dimensiones una vez la porcelana está seca, bien que lo sé.  Mi gozo en un pozo.  Pero me ha servido para sacar conclusiones importantes:
  1. La porcelana fría  sólo es apta para modelar figuras geométricas simples (esferas, cuerpos de pera, conos, cilindros...) que no requieran de un gran trabajo de modelado ya que la velocidad es importantísima.  Para figuras más o menos realistas no la recomendaría.
  2. También le veo utilidad a emplearla con moldes, por lo que no la descarto para hacer figuras en serie de un tamaño no demasiado grande y luego pintarlas.  Para figuras en serie se suele utilizar resina pero es demasiado tóxica en estado líquido y no tengo un taller adecuado para manipularla.  La porcelana puede resultar un sustituto válido si tenemos en cuenta sus ventajas (blanda) y sus inconvenientes (seca rápido).
  3. A la hora de modelar una figura humana es preferible pegarle luego los brazos, una vez el cuerpo esté acabado.  De lo contrario resultan un estorbo =P
  4. No me extrañaría que la porcelana fría que se puede conseguir en España no tenga nada que ver en calidad a la de otros países como p.e. Argentina, que tienen mucha más tradición en esta técnica.  Aquí es bastante desconocida por las tiendas especializadas.
  5. ¡¡Polimérica, allá voy!! 
Sip, he intentado resistirme a la arcilla polimérica, básicamente porque necesita horno y no es posible echarle colorante a la masa para darle color.  Pero creo que es lo mejor para el estilo de figuras que quiero crear y el acabado será más profesional ^^

En fins, el próximo día haré un busto en polimérica inspirándome en una exposición de arte modernista que vi el otro día.  Una como ésta es la clase de cabezas que me gustaría conseguir, tal vez algo más sencillas si la figura es uno de mis personajes de cómic.


No hay comentarios:

Publicar un comentario