viernes, 3 de diciembre de 2010

Preparados, listos...


"Niña dibujando en la feria del libro" by Manuel Cascales


Portaminas del 0.5 - sí.
Goma de borrar Staedtler Mars Plastic - sí.
Rotus indelebles que no estén secos - sí.
El pincel carísimo núm. 2 de pelo de marta Da Vinci Maestro todavía con los pelos en sus sitio - sí.
Plumillas que no tengan las patitas torcidas - sí.
Tinta china - puf, me queda como para pintar una pared.
Lámpara solar de recambio - no (en fin, crucemos los dedos).
Ordenador funcional y sin virus - creo.
Internet - sí.
Ganas de trabajar - of course.
Ganas de salir pitando del curro para encerrarme en casa todo el finde - eso ni se pregunta.

Aunque una cosa es querer y la otra poder encerrarse sin siquiera asomar la nariz a la calle. De momento, para el sábado por la mañana tengo algunos recaditos que hacer: comprar cuatro cosas en el super, ir a la tienda de animales a por pienso gatuno, pasarme por la biblio a devolver material y a pillar de nuevo... Me levantaré temprano para luego poder sentarme en la mesa de dibujo sin interrupciones.

El domingo tengo un compromiso familiar, el cumple de mi hermana. Otra pausa obligada. Uno de mis sueños sería pasar una semana, sólo siete días, ya no pido más, en una habitación aislada del mundo. Recuerdo un capítulo de Doraemon en que la hermana de Gigante, que es mangaka aficionada, pide precisamente eso para poder acabar unas páginas para un concurso. Y es que no es fácil ser persona humana y social y a la vez dibujante. Menos mal que existen las noches, en las que el mundo parece que desaparezca, aunque en realidad siga ahí. Por desgracia, resulta que los dibujantes tarde o temprano tenemos que dormir por nuestra condición humana. Algunos mangakas japoneses se saltan esa disposición a la torera pero yo, después de muchos años trasnochando y comprobando las consecuencias, opino que un dibujante sano y descansado será más productivo y de mejor calidad que uno echo polvo.

Pero luego está el lunes. Oh, lunes festivo, bendito tú entre todos los lunes. En el que espero darle los últimos retoques a las páginas con Gimp y Photoshop.

Si todo sale como está previsto, el miércoles saldré a dar un paseo con la satisfacción de haber acabado uno de mis objetivos más ambiciosos, hasta que el frío me ponga azulados los labios. De vuelta a casa, nada de holgazanear, comenzaré a preparar la ilustración para la portada del pdf. Más ilusión que acabar "Anne Marie" me hace maquetarla en un archivo digital y dejarla todo lo bonita que se merece.

Nos vemos el lunes con novedades!!!

----------------

No hay comentarios:

Publicar un comentario