martes, 21 de junio de 2011

Pride Barcelona

Anda, un añito más y ya volvemos a tener por aquí el día del Orgullo, que acabó siendo la semana del Orgullo y ya casi lo tenemos rozando la quincena del Orgullo. Vamos, para que no quepa duda de lo orgullosos que estamos. Nos sobra tanto orgullo que hemos decidido hacerle la competencia a Madrid, juju.

No sé yo si lo conseguiremos, que el año pasado estuve en la capital cuando se vistió de los colores del arco iris y debo reconocer que fue impresionante. Este año, como estoy pobretona y me reservo para las vacaciones, me quedo en casa, a ver qué opciones hay. Aunque mucho no lo estoy disfrutando, que estoy liadísima con otros asuntos, también muy frikis, para que negarlo. Ah, pero es imposible ser ajeno al Pride, ambiente ya se respira, sobretodo por el centro. He estado este mediodía haciendo unas gestiones por allá y comienza a notarse eso de la visibilidad, muy mezclada con los guiris de temporada pero ahí está. Es que todavía no estamos muy "achuecados" pero espera que llegue el finde que a lo mejor nos da por despelotarnos como manda la tradición, juju.

Lo único que no me acaba de convencer, y he leído muchos comentarios al respecto, es que tanto en la propaganda como los eventos no están teniendo muy en cuenta al colectivo lésbico. A mí, por lo pronto, el cartelito ya me echa pa'trás. Parece más representativo de una fiesta de gogós que de ga-gays. Las chicas muy monas pero muy swingers, no me transmiten nada. Falta una Shane en ese cartel de pasarela. Luego está el asunto del sexo. Las celebraciones relacionadas con el colectivo LGTB se venden como bacanales desenfrenadas (vaya una para opinar, juju) y creo que eso desvirtúa lo que realmente significa ser homosexual. Porque, si sólo fuera sexo, podríamos hacer como las bisexuales de quita y pon: se acuestan con quien les da la gana, por gusto o para vacilar, pero a la hora de la verdad no se implican, no cruzan la orilla. ¡Mira qué fácil! Pero no, la homosexualidad es mucho más compleja que sentir calor en la entrepierna por Fulano o Mengana, incluye también los sentimientos, unas expectativas de futuro diferentes a la media y muchas veces un estilo de vida propio, aunque en esto último discrepo.

Vale, muy bonito montar un escaparate de chicos y chicas guapas. ¿Quien necesita guirnaldas de flores? ¡Saquead los gimnasios y hagamos una desfilada de cuerpazos! Que nos alegren la vista. Vale, sí, sí, sí, y que hayan muchos besos y roces y corra el flujo calle abajo, pero pleaaaaase, no nos olvidemos de reivindicar lo más importante.

Hale, a pasarla bien!

--------------------------

No hay comentarios:

Publicar un comentario