viernes, 17 de febrero de 2012

La Fiesta Pijama (2)


Día 1 - 18 horas

Llamo al timbre del portero automático, estoy nervioso... nerviosa... Debo concienciarme con el género de los adjetivos. Me abren la puerta. En el rellano me encuentro cuatro chicas charlando que esperan el ascensor.

- ¿Entramos todas? - dice una.
- Sí, nos apretamos un poco -dice otra.

Y sin comerlo ni beberlo me obligan a entrar en el ascensor con ellas. ¡No sé dónde poner la manos! Por lo pronto me sitúo la mochilla delante de la falda por si acaso. ¿Por qué va tan lento? Charlan, ríen, comentan algo del peso...


- Un par de kilos.
- ¿En serio? No se te notan
- Oh, sí, mira los pechos, me han crecido. De la copa C a la D en un año, esto es una ruina - he los aquí aplastados contra mi brazo.
- No te quejes, yo pagaría por tenerlos así.
- Y yo por poder ir sin sujetador como tú - es cierto, no lleva, casi puedo sentir la rugosidad del pezón por encima de la manga de mi blusa...

Ay, me está subiendo la temperatura. Si sudo, notarán el olor, que sin duda es más fuerte que el de las cuatro juntas. Parada al fin. Tengo que tratar de relajarme a toda costa, esto no ha hecho nada más que empezar.

- ¡Habéis llegado todas a la vez! - exclama la anfitriona que ha salido a recibirnos y reparte besos hasta que sólo quedo yo -. ¿Eres la amiga de Ana? Todavía no ha llegado.
- Sí... ejem... sí - trato de poner la voz lo más aguda posible, tal y como he estado ensayando-. Soy Olivia - ¿por qué se ha hecho silencio de golpe?
- Perdona - se disculpa la anfitriona-, es un nombre muy original. Tu madre debe ser una mujer muy romántica.
- Ajá, yo también lo soy, me he leído todas las novelas de Danielle Steel - de nuevo silencio.
-Vaya, eso debe equivaler a una licenciatura en novela rosa.
- No seas mala, a ti bien que te gusta Crepúsculo y te seguimos queriendo igual - le dice la chica de las tetas grandes mientras se acerca y me da dos besos -. Soy Carmen, bienvenida al club.

Roto el hielo se me presentan todas y voy tomando notas mentales. Después del curso intensivo de series femeninas con ocho temporadas de Sexo en Nueva York y cinco de Mujeres Desesperadas, no tengo problemas para identificarlas.

Sujeto A - Asia (la que no lleva sujetador). De origen oriental, no muy alta, algo tímida, de modales finos. Debe ser la sentimental y romántica del grupo, en busca de un príncipe azul.

Sujeto B - Bea (la anfitriona). Mujer alta de constitución fuerte, cariñosa pero algo tosca. Sin duda se trata la matrona feminista e independiente que odia a los hombres.

Sujeto C - Carmen (la de las tetas grandes). Simpática y coqueta, habla abiertamente de temas íntimos. Debe ser la cachonda y promiscua con algún affair lésbico ocasional .

Sujeto D - Desiree. Una chica femenina e inteligente de aspecto fashion, viste con falda y tacones y va ligeramente maquillada. ¡Es Carrie de SNY!

Sujeto E - Eli. Aparentemente poca cosa. Indefinible.

Entramos en el piso y me acompañan a la cocina donde vamos dejando lo que hemos traído para cenar. Ana me encargó las bebidas pero... pero... ¿combinará el rosado con las Pringles, los aritos de cebolla, los rellenitos de fresa, las nubes...? ¿Y esto? ¿Picatostes? Miro a mi alrededor, no estoy cometiendo ningún acto ilegal, no se trata de una fiesta pijama de instituto, todas tienen entre veinte y treinta.

- Uy, qué tonta, me he olvidado la Coca-Cola...
- Que sea light - me responden todas a la vez.

Suena el teléfono y Bea atiende.

- ¿Vienes o qué?
- ….
- Qué putada, nena.
- …
- Sí, aquí está (es un poco rara)
- …
- La cuidaremos bien, jajaja.
- …
- Vale, un beso, guapa, que te mejores.


Y Bea nos da la mala noticia.

- Ana no puede venir, ha pillado la gripe.

¡No! ¡Socorro! ¡Abortar misión! ¡Abortar misión!


-------------------

8 comentarios:

  1. Conociéndote, la tipología C "cachonda y promiscua con algún affair lésbico ocasional" va a contaminar a los caracteres A, B, D y E.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uy, qué va, éste no va a ser como uno de esos anuncios de Axe en que el protagonista vive el sueño erótico de su vida, jeje. Habrá sexo, sí, claro, pero será diferente a todo lo conocido ;)

      Eliminar
  2. Solo e indefenso ante un grupo de mujeres ¿pobrecito?
    Me hevisto una temporada de Sexo en la ciudad y de amas de casa desesperadas y nunca he conocido a nadie que se parezca a ellas, tal vez a una pero no mas, así que esa clacificación no sirve de nada.

    P.d: esta es la tercera vez que envio este mensaje, mi computadora no esta colaborando el día de hoy, así que si se repite pues borra los que estan de mas, y perdón.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, el éxito de estas series no radica en que los personajes sean reales, pues están bastante simplificados, sino en que las mujeres tendemos a sentirnos identificas, no con una en concreto, sino en realidad con todas. Debo reconocer que Sexo en Nueva York me encanta porque a las protas les pasan cosas que me resultan familiares, por descontado no soy de las que se gastan el sueldo en sandalias y modelitos, a tanto no llego, jajaja.

      En este relato, a pesar de lo que pueda parecer a simple vista, no estoy simplificando. Mis lectoras no me perdonarían tanto tópico ;)

      Eliminar
    2. De ningún modo le estaba acusando de utilizar personajes simplificados ni mucho menos.
      Solo decía que de no había conocido a mujeres que fueran así de verdad.
      Me gusta como esta yendo la historia.

      Eliminar
  3. Oh, tampoco tendría nada de malo simplificar personajes, puede ayudar a que la historia sea la verdadera protagonista. Pero aquí la importancia la tienen las chicas, que por algo es su fiesta, y necesito personajes más complejos, por lo menos no tan previsibles. Es el bueno de "Olivia" que todo lo simplifica pero ya verás, juju.

    ResponderEliminar
  4. Jejeje, bueeeno, pues yo lo que preveo es que a Olivia esta visión tan simplista y esquemática a la que es capaz de llegar le va a salir caro... o eso espero ^^

    ResponderEliminar