miércoles, 15 de febrero de 2012

Ladrones de guante blanco


El título quedaría genial para un relato de los míos pero, por desgracia, el post va a ser más serio y menos erótico. ¿Qué tiene de sexy la usura? Pues nada de nada. Conste que no leo noticias ni veo la tele, en consecuencia no suelo enterarme de lo mal que está el mundo. No es inconsciencia o pereza, escojo la ignorancia como opción personal para seguir siendo feliz. No obstante, al final siempre acabo enterándome de las novedades importantes.

En este caso, se trata de algo tan increíble como de que los bancos no devuelven el dinero ingresado. ¿Cómo? ¿Qué me estás contando? ¿No tenían suficiente con la desgracia hipotecaría que ha condenado a miles de ciudadanos a la pobreza que ahora encima juegan al "Santa Rita, Rita, Rita..."? Pues sí. Ah, pero la cosa, como siempre, viene envuelta en un montón de términos económicos y atada y bien atada con todas las de la ley. Se trata del último destape, repito, nada sexy, llamado PREFERENTES.

La cosa ha ido así: Hace unos años se popularizó un producto financiero de alto riesgo mezcla entre acciones y títulos de renta fija que muchas entidades bancarias endosaron mediante engaños a sus usuarios. La alarma llegó cuando alguno de esos pequeños ahorradores se ha visto en la necesidad de disponer de su dinero y ha recibido respuestas como: su dinero se ha esfumado o está en las Islas Caimán. La pasta se fue de vacaciones sin su dueño, lo último por ver =P Resumiendo, los bancos y cajas decían que era una inversión asegurada 100%, de alto rendimiento también asegurado y con la ventaja de poder retirar tu dinero avisando en 48 horas. Lo que en realidad compraban los confiados eran acciones a perpetuidad, con rendimiento variable o nulo y con posibilidad de perder lo invertido.

Una vez el dinerito en la panza del lobo, si te he visto no me acuerdo. Es muy fuerte. Qué afortunada me siento de no resultar apetecible para esos ladrones de guante blanco. Soy tan escualida, económicamente hablando, que me dejan tranquila, jeje. Bueno, miento, a los mileuristas tratan de engatusarnos con las tarjetas de crédito y los seguros y los pequeños préstamos... ¿Todavía no se han dado cuenta que esos mil euritos al mes, por los que debemos dar gracias al sol cada día cuando sale, apenas si cubren la vivienda?

Fuerte, triste, lamentable... Volveremos, y con razón, a guardar el fajo de billetes en el colchón. Como si lo viera: "Nuevo Flex viscoelástico nature y sensitive con compartimento secreto". En fin, antes de volver a esconderme en mi concha, dejo un enlace por si alguien necesitara de consejos al respecto de las preferentes y otros timos legitimizados: Así gana dinero La Caixa.

---------------------

4 comentarios:

  1. Que estafa...
    por lo menos los que acá cayeron con lo de las pirámides algo recibieron, por lo menos los primeros que a los últimos, cuando se descubrió el fraude, no les toco ni el aire.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, y lo peor es que al final se van de rositas, como decimos aquí, impunes por ley.

      Ahora me alegro de no haber entrado a trabajar en un banco cuando acabé los estudios. No tengo corazón para hacer tanto daño =P

      Eliminar
  2. No se trata de tener vocación de putear al prójimo. En realidad no te das ni cuenta. Los que trabajan en banca, como los policias antidisturbios, como los políticos, como los medio burgueses occidentales (como cualquiera de nosotros) nos ponemos vendas en los ojos para no ver las consecuencias de nuestros actos y autojustificarnos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, cualquier trabajo te exige velar un poco la conciencia y echarle cara dura si quieres mínimamente conservarlo. Pero igualmente creo que ahora mismo ser oficinista de banco no compensa la paga.

      Eliminar