viernes, 9 de marzo de 2012

La Fiesta Pijama (7)



Día 2 - 03 horas

Me quedo sin palabras. Guardo al pájaro con la esperanza de que la chica esté medio dormida y no se haya guipado... demasiado.

- ¡Joder, eres un tío!


Si me pongo a llorar ¿la conmoveré? Puede. La mueca de mi boca con el carmín algo corrido, el rimel que también se fue al traste acentuándome las ojeras y estas endiabladas cejas despeinadas de mala manera, deben darme un aspecto tan lamentable que Eli siente lástima.

- Perdona... quería decir que Ana no nos había contado que eres una chica especial. De haberlo sabido... no sé.... O sea, no es por ti pero es mejor conocer este pequeño detalle para evitar desastres. Mira, si llega a ser Asia la que hubiera abierto la puerta, de la patada que te da, te envía directa al hospital - glups -. Ella es de las que primero reacciona y luego pregunta. Podría imaginarse que eres un voyeur o algo así... - Algo así.
- Yo... yo... - qué difícil mirarla a los ojos -. Yo mejor me voy y mañana se lo cuentas a las chicas.
- Oh, no, no. No puedes hacer eso después de lo lejos que has llegado. ¿Vas a huir, rendirte a la primera de cambio? - bueno, la patada en los huevos de Asia ha sonado suficiente contundente -. Les caes bien, es tu oportunidad para ser tu misma fuera del gheto.
- Me voy y...
- No vas a ningún lado. Charlemos un rato en la cocina y veamos si podemos arreglarlo -no sé cómo lo hacen pero en esta casa carezco de autoridad.

Enciende la tenue lámpara de la campana extractora y nos sentamos las dos frente a frente en silencio, midiendo las palabras. Empieza ella contándome como fue su experiencia en el ambiente, sintiéndose que no encajaba en ningún lugar, hasta que conoció a Asia en un garito acompañada de uno de sus novios de entonces buscando chica para un trío. No llegaron a tanto porque Eli le comentó que primero debían conocerse más y entre salidas, cines y cafés, Asia comenzó a verla como una amiga y ya no se sintió capaz. Así entró Eli en el grupito.

- Si me han aceptado a mí, también lo harán contigo.
- No sé... es diferente.
- Que no, mujer. Al principio les puede parecer raro pero se acostumbrarán -sonrío con tímida sonrisa, estoy aprendiendo rápido a utilizar la fragilidad como arma de contraataque -. ¿Ves qué guapa? Aunque tendremos que arreglarte un poco, estás algo destartalada.

¿Qué hace? Me pasa el dedo por los labios llevándose el poco carmín que quedaba. Se acerca... ¡Se acerca!

----------------------------------

4 comentarios:

  1. No me esperaba esto, no se, a cada instante le sale mas natural el ser chica, un par de capítulos más y habra perdido todo rastro de hombría.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De hecho, había varios desenlaces posibles para Olivia pero las lágrimas del pasado capitulo la hacen merecedora de éste ^^

      Eliminar
  2. No se carga la foto!!!!

    Por lo demás, inesperado giro de guión, aunque cada vez me pregunto más por qué está etiquetado como "Hot tale".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Está etiquetado como "Hot tale" porque soy del todo incapaz de escribir un relato que no acabe calentando al personal, así pues, no me molesto en buscar nuevas etiquetas ^^ (luego no digas que no te lo advertí).

      Ah, puñetera foto, no sé qué les hacen para que sea imposible subirlas a otros lados. Es igual, cambio de imagen, ésta produce el mismo efecto.

      Eliminar