jueves, 8 de marzo de 2012

San Sebastián mon amour





Por fin consigo encontrar tiempo para ponerme a escribir!!! Este finde pasado estuve en San Sebastián y, como era de prever, me gustó mucho ^^ Ciudad pequeña pero completita, no le falta de nada, si acaso un poco de modestia porque no veas como pican los precios y eso que me aseguré de visitarla en temporada baja.

Empiezo mi crónica con un poco de crítica a la Renfe. Jors, los trenes Alvia que viajan por el norte están algo destartalados, nada que ver con los Euromed de Valencia. Consiguen llegar a destino, sí, pero a veces no funciona la megafonía y el indicador luminoso se queda dormido dos parada más allá, por lo que iba sufriendo por si me pasaba de parada y acababa en Irún, sufriendo una hora antes de la hora prevista de llegada... Ya... es que yo soy así, poco dada a la aventura v_v Mi chica, que venía de Madrid, llegó una hora tarde por avería de su Alvia, se entiende que la cosa está generalizada. Y a mi regreso a Barcelona, casi nos quedamos sin ver la película por fallo informático y a un pasajero se le desmontó el respaldo del asiento!! Con todo esto, agradecí enormemente haberme llevado el par de cómics que comenté.

Llegadas al pequeño paraíso que es Donostia, lo primero que me maravilló fue ver como el controlador paraba un cercanías para que pudiera subir una señora que acababa de entrar en el andén corriendo, resoplando y elevando los brazos. Me disculparán mis conciudadanos de las grandes urbes, pero jamás en la vida había visto semejante gesto de cortesía. ¡¡Parar un tren!! Válgame Dios, si en mi ciudad cuesta hasta parar un autobús!! A lo mejor simplemente era que el controlador apreciaba su vida. Nada más salir a la calle pude comprobar como la gastan los norteños cuando un cieguito estuvo a punto de atizarnos con el bastón sólo porque nos oyó hablar delante suyo ("no se apartarán las condenadas"). Oztia, qué peligro, bienvenidas al norte =P Por suerte mi chica tiene carácter, la pongo en primera línea de ataque que a mí se me comen en dos bocados.


El mar. La playa de la Concha me recordó bastante a las playas de la Costa Dorada: ancha, de arena fina, olas tranquilas... más o menos. Está alojada en una bahía protegida de la furia del Cantábrico. La de Zurriola, en cambio, es de mar salvaje. Esos puntos negros que veis en la foto no son hormiguitas, son surfistas. Olas de dos y tres metros y, en teoría, el mar estaba tranquilo. Jeje, definitivamente no es plan de tumbarse con la colchoneta. Yo, que soy buena nadadora, me lo pensaría mucho antes de adentrarme en esas aguas traicioneras. Nací en el Mediterráneo, tengo un concepto muy diferente de lo que es el mar y sus peligros... y su temperatura. ¡¡Cachis!! Vale que marzo no es tiempo de baño pero fue poner la puntita del pie y salir corriendo.

La noche. Qué ambientazo. Allí lo que se estila es salir de pinchos y tomárselos en la calle. Pensaba que la gente estaba haciendo cola en los bares y restaurantes pero no, es que cenaban de pie. Vascos, claro, los catalanes somos más finos, juju. La ley antitabaco, pensé después. No sé pero había calles que casi no se podía transitar del gentío y yo muerta de hambre porque no nos acabábamos de decidir buscando lo mejor al mejor precio. Esta visto que cenar comida tradicional por menos de 20 euros es imposible. Con los pinchos no nos atrevimos, yo no tengo siquiera cultura de tapas, no entiendo como funciona, pero cenamos muy bien: pimientos rellenos y magret de pato. Además de beber vino, como toca en estas ocasiones. Madre mía, dejamos media botella y ya íbamos contentillas.



El Peine del Viento. Me salto el castillo, el monte, el palacio y todos los maravillosos monumentos que tiene la ciudad para no hacerme pesada. Sin duda, lo que más me impresionó fue esta obra de tres esculturas de acero enfrentadas al mar. En mi lenguaje diría que es la tregua entre la creatividad humana y la naturaleza, el artista conmovido y a la vez orgulloso de haberse conmovido. En un lenguaje más mundano diría que es la comunión del hombre con Dios. Ese lugar emana espiritualidad, belleza y a la vez bravura... Yo también me conmoví.

Menú de paseo. Otra cosa que no había visto nunca: una tienda de mariscos hervidos para que vayas comiendo mientras paseas. Probamos unas gambas muy pequeñas llamadas quisquillas y unos caracolillos que, para mi sorpresa, me encantaron =D También descubrimos que las gaviotas donostiarras son muy selectas (como buenas vascas) y no gustaban de las cabezas de las gambas normales sino de las cabecillas de las quisquillas. Si le tirabas la quisquilla entera, graznaban de contento.

Conclusión final. Espero regresar a San Sebastian con más tiempo y más dinero y el culo preparado para las seis horas de trayecto en tren ^^


---------------------

10 comentarios:

  1. Felicidades por el éxito del viaje. Personalmente me ha sorprendido tu manía de palpar (¡y abrazar!) grandes cachos de acero :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eh?? El acero es tentador porque, aunque frío, se vuelve templado al contacto y ardiente ante el fuego. ¿Has visto que cañón tan precioso? Con su estructura de madera tan bien conservada o tan bien reconstruida. Documentación!! Jajaja,lástima que voy a tardar un tiempo en volver a dibujar al Hades.

      Eliminar
  2. Menudo cañon!!!
    ;)

    ¿pimientos rellenos? ¿de que me suenan? :p

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, no podía dejar pasar la oportunidad, me chiflan. Por cierto, que por error me dieron uno con bechamel. Debieron verme cara de catalana y quisieron demostrarme que los pimientos no tienen nada que envidiar a los canelones xD

      Eliminar
  3. Que envidia, yo también quiero viajar, a Baños talvez, no se por que pero siento nostalgia por esa ciudad y solo estuve ahí una vez y no recuerdo haber pasado bien, o quizá viajar a la amazonía y probar un chontacuro http://www.ifotostock.com/gallery/Publicitaria/BFS-12014.jpg

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Wau!!! La Amazonia, eso no es un viaje, es una aventura!! =D ¿Esos bichitos se comen? A simple vista no parecen muy apetitosos pero lo mismo pensaba de los caracolillos =)---

      Eliminar
    2. Pues hay tres formas de comer los chontacuros:
      1)Pues crudos mientras están aún moviendose, esta idea no me gusta mucho.
      2)En brochetas al carbón.
      3)Asadas en una especie de horno primitivo, se los asa envueltos en una hoja de árbol enorme junto con un pescado que dicen que es delicioso.

      Mis vacaciones son en julio, entonces decidiré si me voy o me quedo trabajando para recibir dinero extra.

      Eliminar
    3. Crudos va a ser que no, prefiero no imaginar =p Mis vacaciones son en agosto y ya estoy pensando eliminar alguno de mis compromisos de ocio. ¡No puedo estar en todos lados! Y, lo más importante ¡No tengo dinero para tanto! xD

      Eliminar
    4. Dinero, factor importante para decidir cualquier cosa.
      Por si da curiosidad y quiere ver un videito de los gusanitos aquellos
      http://www.youtube.com/watch?v=Tol3LwcosW8

      Eliminar
    5. Aigh, no no, imposible, son más grandes de lo que pensaba o_O Pincharlos vivos, buf, me dan penita xD Una vez cocinados y bien quietos, tal vez me animara a probarlos.

      Eliminar