martes, 5 de noviembre de 2013

Manual del Buen Casanova (6)




Relax y masajes.
    Básico.  Aquel que no haya realizado jamás un masaje a su pareja, merece ser exiliado del amor.  Nada es a la vez tan fácil y efectivo.  ¿Fácil?  Oh, sí, no hacen falta estudios de fisioterapeuta para realizar masajes sensuales, sólo tener en cuenta cinco puntos:
  1. Aceites.  Algunos de los aceites considerados afrodisíacos son el de jazmín (aconsejado para despertar el deseo en estados depresivos o de tristeza), el de nuez moscada (para combatir el estrés y agotamiento, los siempre enemigos del amor), el de rosa (propicia el romanticismo) y el de jengibre (aumenta la temperatura corporal).  En tiendas eróticas se pueden encontrar preparados originales e incluso aceites ideados para los genitales, ya que no todos son buenos para las zonas delicadas.  Si el bolsillo no te lo permite, un aceite básico para bebés también sirve.
  2. Masajes ascendentes.  El masaje siempre de abajo a arriba con movimientos suaves.  En zonas como los hombros resultan muy relajantes los movimientos como de amasar.
  3. Evitar la columna vertebral y movimientos extravagantes.  Si no sabes, ve siempre a lo seguro
  4. Ambiente adecuado.  Poca luz, música tranquila… Algún aroma, tal vez, pero mejor no improvisar a última hora.
  5. Lo más importante de todo:  acompañar el masaje de algún besito que otro.

La mayoría de mujeres, por no decir todas, no se van a dejar desnudar y dar un masaje así por las buenas, sobretodo si vienen de una dura jornada laboral y se sienten sudorosas y poco sexies.  Mi consejo es que preparemos primero un baño caliente aromatizado con sales y pétalos de rosa…  Por pedir, pero con que el agua tenga la temperatura adecuada y el baño esté cálido, es suficiente.  La acompañamos al baño, la desnudamos y nos metemos juntos en la bañera o dejamos que se desnude y se bañe sola, también es una buena opción concederle intimidad, dependerá de lo receptiva que la notemos.
    ¿Qué no tenéis bañera en casa?  ¡Sacrílegos!  Tanta moda por el plato de ducha y una mampara antisalpicaduras y nadie ha caído en la cuenta de que el invento más sensual de la historia ha sido precisamente la bañera.  ¿En cuántas películas, series, cómics, anuncios… se ha utilizado la mujer en la bañera como símbolo de erotismo?  En cambio cuando pienso en ducha sólo se me ocurre Psicosis.  Imagino que es tarde para avisar al lampista y que nos haga una instalación de última hora, así que servirá con una ducha más o menos rápida aderezada con cariñitos.  Cuidado con los resbalones.

...

En la próxima entrega: Fantasía. 
...

No hay comentarios:

Publicar un comentario